Bicicletas Colihue

José Tomás Acevedo: La bicicleta es un muy buen objeto para empezar a posicionar el colihue en Chile

Por Andrés Santelices

Un grupo de amigos vieron en el colihue (bambú chileno) una alternativa para alcanzar un desarrollo sostenible y decidieron fabricar cuadros de bicicletas con este noble material, con el fin de dar a conocer sus características ambientales-productivas y lograr así posicionarlo como una opción que permite diversas soluciones

 José Tomás Acevedo, es diseñador industrial y junto a un grupo de amigos iniciaron una investigación de experiencias internacionales sobre la capacidad estructural del colihue, para proyectar las posibles aplicaciones constructivas. Dicho proceso, que les permitió desarrollar el cuadro de bicicleta Colihue, tuvo su punto de inflexión cuando en el año 2015 ganaron un Fondart.

En aquella oportunidad, a través de talleres impartidos en el sur de Chile, dieron a conocer las características ambientales-productivas del material para valorizarlo y posicionarlo como una gran opción en el desarrollo de diversas soluciones. “Ahí las personas pudieron armar sus propios arcos de bambú y cumplimos con el objetivo de promocionar, reposicionar y valorizar el colihue en Chile, principalmente en el sur que es donde está la mayor presencia de colihue o bambúes chilenos”, señala José Tomás.

 

13620080_509716635884940_4871598653212328555_n

El proyecto tuvo tal éxito que pronto se convirtió en un reconocido emprendimiento llamado Bicicletas Colihue. Si bien tiene por objetivo colectivizar el conocimiento para que todos puedan fabricar sus propias bicicletas, el principal móvil es entregar un mensaje potente y claro a la sociedad. “Todo esto parte de la necesidad de concientizar a las personas de que estamos viviendo en un sistema insostenible, donde hemos depredado nuestro territorio y el planeta. La velocidad y la producción con la cual avanzamos es tal que el planeta no logra regenerarse. Por ello, necesitamos generar un cambio real sobre el paradigma en el que vivimos. Necesitamos un equilibrio donde nuestra especie, nuestro sistema, la sociedad y nuestro medio ambiente, convivan en forma armónica”, destaca el diseñador industrial.

15338657_569249069931696_6938521065042797301_n

José Tomás agrega que el emprendimiento además de reivindicar el bambú nativo chileno, fomenta su uso y desarrollo local. “Es un material que se ha establecido como una alternativa utilizada principalmente en Asia, y en el cual hay más de 1.500 productos derivados. En Chile tenemos once especies nativas de bambú, entre las cuales se encuentra el colihue. Posee la ventaja de tener una rapidez en su crecimiento, por lo tanto, tiene uno de los mayores consumo de CO2 en relación a otras plantas, además que se adapta fácilmente a otros contextos, siendo a la vez un recuperador de suelos erosionados o afectados por incendios”, comenta.

 

15192548_563648723825064_3095328857311000142_nCambio de paradigma

José Tomás nos cuenta que la principal razón que los motivó a utilizar el recurso fue su capacidad estructural. “Permite cargar con 1.200 kilos una vara de colihue. Al compararlo con el acero, el gasto energético por kilo de acero es 50 veces mayor que el del bambú. En ese sentido el bambú se sitúa como una posible materia prima sustentable”, señala.

Asimismo, destaca la combinación bicicleta y colihue pues permite contribuir de manera más sustentable a la lucha contra el cambio climático. “La cultura de la bicicleta en Chile es un síntoma de  un cambio de paradigma, pues responde a la necesidad de generar un menor gasto energético, por lo tanto, la bicicleta es un muy buen objeto para empezar a posicionar el colihue en Chile porque en nuestro país está muy desvalorizado. En ese sentido, vemos que la bicicleta le acompaña en sus ideales”.

Actualmente Bicicletas Colihue trabaja con una empresa para desarrollar triciclos eléctricos híbridos que funcionarán con un motor eléctrico y a pedales. En paralelo, continúan compartiendo el proceso de creación a través de la experimentación del público con el material en talleres prácticos, en donde el usuario fabrica su propio marco de bicicleta de bambú, visibilizando sus alcances y facilitando la integración del material al trabajo de más especialistas.