El Taller con Oh my bike!: Consejos de mecánica básica para visitar menos el taller

Por  Alexander Rubilar ciclista, mecánico y fundador de Oh My Bike!

Puede sonar contradictorio dar a conocer estos consejos para visitar menos el taller de bicicletas cuando nuestro trabajo es precisamente arreglar bicicletas pero en Oh my bike! creemos que compartir los conocimientos convierte a nuestros clientes en usuarios acérrimos de la bici y muchos de ellos finalmente en amigos de una comunidad enorme que comparte el mismo gusto por pedalear.

En esta ocasión te dejamos algunos consejos de mecánica básica que puedes aplicar sin saber mucho sobre bicis con insumos y herramientas que por lo general tienes en tu hogar:

1.- Mantener la cadena limpia y lubricada

Una acción tan simple cómo mantener limpia la transmisión de tu bicicleta hará que la eficiencia de tu bici sea la esperada además de evitar un desgaste innecesario en piezas cómo el piñón o la cadena.

Para mantener tu cadena limpia y lubricada usa dos cepillos de dientes viejos, únelos mediante un elástico o cinta adhesiva dejando espacio suficiente para ponerlo entre medio de los eslabones de tu bici. Da vuelta tu bici, usa un poco de lavalozas concentrado y agua tibia, con un poco de cuidado pon los cepillos untados en la mezcla y haz girar tu rueda trasera con la mano con tal de que los cepillos limpien cada uno de los eslabones. Puedes pasar la mezcla de agua tibia y lavalozas por tu piñón y cambio (pata de cambios) si es necesario, procura secar muy bien después de lavar, si es necesario puedes enjuagar con un poco de agua con un rociador o una manguera con poca presión.

Una vez limpia tu cadena o transmisión, sécala con un paño limpio y seco procurando eliminar la suciedad restante. Luego de esto con un aceite o lubricante para bicicletas –no WD-40, no aceite para la cocina ni aceite para motores de auto cómo hemos visto por ahí- lubrica con unas gotas tu cadena, ésta debe estar bien lubricada pero no chorreando aceite. Luego con un paño limpio saca el exceso de aceite y listo.

 

2.- La presión correcta en los neumáticos

La banda lateral de tus neumáticos contiene información bastante útil, por lo general traen la marca del neumático seguido de la medida de aro, el ancho del neumático que puede estar en milímetros –por ejemplo 700 x 38- o en pulgadas –por ejemplo 26 x 2.0- y finalmente la presión mínima y máxima que posee el neumático expresado por lo general el PSI o en BAR.

Para un correcto funcionamiento y eficiencia en ciudad usa tu bicicleta siempre con la presión máxima, esto es vital para evitar pinchazos, que tus neumáticos duren lo que corresponda y que el uso de tu bici sea cómodo.

 

_MG_7074-web

 

3.- Ruidos en el tubo de sillín y altura máxima.

¿Has sentido un crujido bajo el sillín o en el tubo de sillín? Muchas veces podemos alarmarnos por este sonido pero se trata de un problema muy simple de solucionar: si tu sillín usa un carro con tuerca trata primero de apretar bien ambas tuercas –por lo general con una llave punta – corona número 13- y prueba usando la bici, si no pasa el ruido entonces prueba desmontando el sillín del carro y limpiándolo. Si tu tubo de sillín es del estándar actual –que usa un carro incorporado al tubo de sillín y no por separado- entonces prueba desmontando el sillín con una llave allen número 5, límpialo con una mezcla de lavalozas y agua tibia, seca y vuelve a montar. Puedes hacer lo mismo con el tubo de sillín: sácalo, limpia el tubo de sillín y el tubo mismo de tu bici por dentro y vuelve a montar.

Otro dato importante: todos los tubos de sillín deben tener una inserción mínima de 10 cms, respeta esa medida ya que está pensada para evitar que con el uso de la bici quiebres el marco debido a la excesiva flexión del tubo de sillín sobre el cuadro. Si necesitas subir mucho el tubo de sillín para estar cómodo sobre la bici revisa si necesitas un tubo más largo –los hay de hasta 40 cms por lo general- o si la talla de tu bici es la correcta –algo no tan fácil de solucionar-.

4.- Mantén limpios los cables de tu transmisión

Otro simple hábito para mantener en buen estado tu sistema de frenos y cambios es pasar por todos los cables que estén expuestos sin funda un paño limpio y seco. Que los cables de tu bici se puedan deslizar de forma suave hará que los cambios y frenos funcionen cómo corresponde y que dependas de un taller sólo cuando sea necesario un ajuste mayor o una mantención más completa de tu bicicleta.

Con estos simples consejos podrás mantener tu bicicleta en buen estado sin tener la necesidad de visitar un taller tan seguido. Recuerda que a pesar de que lo mínimo que puedes hacer con tu bici es mantenerla limpia para que funcione en excelentes condiciones, una limpieza más profunda de vez en cuando no le hará nada de mal. Si tienes alguna duda o consejo que quieras compartir con nosotros no dudes en escribirnos a contacto@ohmybike.cl.

Nos leemos a la próxima.

 

 

RSS
Email
Facebook
Twitter
Instagram