El Taller con Oh my bike!: Consejos para ir en bici al trabajo

Por Alexander Rubilar, ciclista, mecánico y fundador de Oh My Bike!

Un día, cuando aún no sabía que iba a dedicarme a las bicicletas, empecé a irme en bicicleta al colegio. Estaba terminando la enseñanza media y recién comenzaba ese invento llamado Transantiago –creo que de ahí nació la motivación para pedalear a todos lados y evitar el transporte público y los tacos-. Esa costumbre se arraigó en mi cómo parte del día a día y hasta ahora pedaleo hasta mi lugar habitual de trabajo o donde pueda llegar y estacionar mi bicicleta con seguridad.

Para quienes estén con esa intriga o motivación de irse pedaleando al trabajo es que he recopilado los mejores consejos para que esto sea una experiencia grata y contagiosa.

1.- Planifica bien tu ruta

Hoy en día existen muchas opciones para planear tu ruta al trabajo en bici, desde la gran variedad de aplicaciones para celulares, pasando por la ayuda comunitaria cómo la que brinda Ruta Cleta –búsquenlo en redes sociales- hasta ideas simples cómo la que recomiendo:

Toma tu bici el fin de semana y pedalea por una ruta tentativa hasta tu lugar de trabajo, revisa los pro y los contra de tu camino. Luego en la semana, vuelve a repetir la ruta, esta vez con el tráfico y horarios normales de una semana laboral, luego de eso ya tendrás una idea bien acabada de cuanto te demoras, la ruta ideal y tu estado físico. Mientras más lo intentes, más te acostumbrarás y probablemente bajes cada vez más tus tiempos de traslado a la vez que ahorras y descontaminas tu ciudad.

  1. Revisa tu bici

Para que tus viajes sean cómodos y seguros no olvides que tu medio de transporte debe estar en óptimas condiciones. Infla tus ruedas a la presión correcta –en ediciones anteriores dimos consejos de cómo hacer esto de forma correcta-, mantén la cadena lubricada, cambios y frenos en buen estado. Si tu bici ha estado en desuso por mucho tiempo, asegúrate de hacer una mantención en un taller de confianza (¿les suena Oh my bike!?) antes de emprender este desafío. Además de eso es vital que cuentes con un kit de seguridad básico para ti y tu bicicleta: casco, luces, u-lock.

Si calculaste bien tu ruta, entonces procura además tener en claro dónde están los talleres más cercanos en caso de una emergencia o mejor aún, arma un kit de emergencia frente a los pinchazos y averías menores que puedas reparar o ajustar tú mismo.

3.- Llevar tus cosas

Para muchos de nosotros es habitual tener que llevar a nuestros trabajos algo extra: un computador, unas herramientas, documentos o algo más. Si la distancia que tienes que recorrer en tu bici es larga (léase: 10K o más) te recomiendo usar una parrilla junto a un bolso o alforja, en cambio si la distancia es menor a 10K y el peso que llevas no es mucho (bajo los 5 kilos), lo mejor es llevar una mochila cómoda y listo. Siempre debes pedalear con tu carga bien asegurada para evitar accidentes.

En el mercado actual existen muchísimas opciones para que esto no sea un problema, incluyendo bolsos especiales para llevar computadores o accesorios que te harán esta parte del viaje mucho más simple.

 

_MG_0570-web

 

4.- La ropa adecuada

Sin duda a nadie le gusta andar sudado o con mal olor. Para ir pedaleando al trabajo no hace falta disfrazarse de ciclista o vestirse completamente de lycra. La ropa ideal para ti será aquella que te permita bajar y subir de la bici sin que se rompa -recuerda que dependiendo de la época deberás agregar más o menos capas a tu vestimenta habitual de pedaleo-, no está demás llevar contigo un cambio de ropa o mejor aún solicitar de manera formal en tu trabajo que haya un espacio para ciclistas donde puedas cambiarte o incluso ducharte sin problemas, esto no es habitual en nuestro país pero esperamos que lo sea con los años.

5.- Motiva a otros

Esta es mi parte y consejo favorito de pedalear al trabajo. Cuando descubres que todos esos prejuicios sobre moverse en bici –cómo andar sudado, lento o inseguro- son más mitos que realidades y cuando tienes claro que pedalear al trabajo es un beneficio en sí mismo, no queda más que contagiar esas ganas a alguien más cómo un compañero de trabajo, un amigo o un vecino. No olvides compartir estos consejos y nos leemos a la próxima.

Si quieres compartir tu experiencia con nosotros o tienes una consulta no dudes en escribir a contacto@ohmybike.cl