Hombres Tejedores: Urdiendo los puntos para una sociedad más inclusiva

Por Michelle Raposo

Fotos: Víctor Rojas

 

Realizar una tarea tan simple como juntarse a tejer, ha tenido a este grupo de hombres como tema de conversación entre la gente y en los medios de comunicación. Una tarea que aunque por encima parezca simple, cuando es realizada por un hombre lanza una serie de cuestionamientos en la sociedad sobre lo que es aceptable de hacer para el género masculino y femenino.

 

Haciéndose cargo de ese debate, el grupo “Hombres Tejedores”, formado a comienzos de este año y que cuenta con diez miembros, se sentó el 10 de septiembre pasado frente al Costanera Center, en Vitacura con Nueva Tajamar, vestidos de traje y corbata, y un llamativo tejido color fucsia, para poner el tema en la palestra. Con el lema, “Romper con estereotipos nos transforma en una sociedad + inclusiva y tolerante”, la intervención urbana tuvo tanto éxito que incluso ha dado que hablar en medios internacionales.

 

¿Cómo esta visión por romper con los estereotipos se une con el uso de la bicicleta? Cuatro integrantes, y declarados cleteros del grupo, nos comparten su visión.

 

claudio-castillo-webNombre: Claudio Castillo (27 años)

Punto o prenda preferida a tejer: Telar mapuche.

¿Cuál fue tu primera bici y como llegó a ti? Me la regalaron en navidad cuando tenía 6 o 7 años. Era una para mí y una para mi hermano, una verde, la otra amarilla. Tenían rueditas chiquititas atrás. En esa bici aprendí a pedalear y, obvio, me caí mil veces.

¿En qué se parece la bicicleta y el tejido en ser más inclusivo?

La bicicleta es un medio de transporte más democrático, accesible para todo el mundo. Puedes ver a un viejito de 80 años sobre ella o a una niña de 7. Lo mismo ocurre con el tejido. Cualquiera puede tejer: es barato, beneficioso para la salud y amable con el medio ambiente.

 

 

luis-velasquez-webNombre: Luis Velásquez Mella (31 años)

Punto o prenda preferida a tejer: prefiero tejer bufandas con punto tunecino, creo que se avanza más rápido.

¿Cuál fue tu primera bici y como llegó a ti?

Mi primera Bici fue una burrita que recibí como parte de pago de una plata que presté.

¿En qué se parece la bicicleta y el tejido en ser más inclusivo?

Creo que se parecen en que ambas actividades son un aporte no solo para quien los practican, sino también para el entorno que habitan.

 

 

ricardo-higuera-webNombre: Ricardo Higuera Mellado (36 años)

Punto o prenda preferida a tejer: En cuanto a puntos, el “correteado” y el “arroz”. En prendas, me gusta tejer pantuflas que aprendí desde un tutorial en YouTube.

¿Cuál fue tu primera bici y como llegó a ti?

Es una bicicleta que aún conservo en casa. Es una Century full ‘80s, que fue la primera bicicleta de mi hermana mayor, luego pasó a mi segunda hermana y hoy está conmigo. La guardo como uno de los tesoros más grandes de mi infancia.

¿En qué se parece la bicicleta y el tejido en ser más inclusivo?

El uso de la bicicleta demanda espacios que sean más inclusivos dentro de la ciudad, en donde la comunidad ciclista se pueda trasladar con libertad y seguridad. Hoy vemos avances importantes, pero falta mucho aún. En cuanto al tejido, es un arte, un oficio al cual todos pueden dedicarse, sin discriminación de género. Un grupo de tejedores robusto es el que se construye con la presencia de hombres y mujeres, sin distinción.

 

cesar-henriquez-webNombre: César Henríquez Álvarez (40 años)

Punto o prenda preferida a tejer: Revés/Derecho bufandas, chalecos y gorros.

¿Cuál fue tu primera bici y como llegó a ti?

Una cross. Mi hermano mayor se la compró a mediados de los ‘80 y en ella aprendí a andar. Tuve muchos “porrazos”, heridas y cicatrices, pero bellas experiencias y salidas con los amigos y amigas del barrio.

¿En qué se parece la bicicleta y el tejido en ser más inclusivo?

Creo que en los últimos años ambas acciones (pedalear y tejer) se han vuelto actividades inclusivas socialmente. En general, la tolerancia de la sociedad ha experimentado una baja considerable hacia sus pares y el pedalear y tejer se han vuelto actividades de apertura frente a este hecho.

Cómo aprendemos a convivir tranquilamente con un otro que hace cosas con las que no nos sentimos cómodos o con las cuáles no nos sentimos identificados y, por lo tanto, no asimilamos. Esto se traduce en la tolerancia con los ciclistas en las calles y/o veredas, ya que la infraestructura vial aún es precaria para automovilistas, peatones y ciclistas, además de la imprudencia en el actuar de los primeros al momento de encontrarse con una bicicleta en el camino.

En cuanto al tejido, es cómo vamos cambiando los cánones de género impuestos por una sociedad machista e intolerante, que si no desarrollas las tareas “propias” de tu género te miran como bicho raro, te discriminan o simplemente te ignoran.