Ignacio Jaque: “Toda persona que utiliza la bicicleta es, automáticamente, un cletero ambientalista”

Por Natalia Bobadilla

Fotos: Myriam Salazar

 Con sus charlas y a través de redes sociales, busca transmitir un mensaje de concientización sobre el real impacto del pedaleo.

 

_MG_1412-webCuando tenía 9 años, Ignacio Jaque (29), más conocido como el Cletero ambientalista (en Instagram @cleteroambientalista) aprendió a andar en bicicleta. “Me acuerdo que fue pedaleando en el pasto, porque me daba miedo caerme. Usé la bicicleta de un amigo. Así anduve hasta que pedí una bici para Navidad y me llegó cuando tenía 14 años”, recuerda. Desde ese entonces, no se bajó más de las dos ruedas.

“Soy de Osorno. En esos años, se podía salir a donde sea y no te iba a pasar nada. Llegaba del colegio y si no salía a jugar a la pelota, salía a andar en bici. Los fines de semana siempre salíamos a pasear con los amigos. Siempre estuvo presente en mi vida. Hace 10 años se convirtió en mi medio de transporte”, explica.

Hace 8 años, cuando nació su hija Alanis, su pedaleo comenzó a tener más sentido. “Desde que ella nació, me surgieron inquietudes sobre el futuro.  Empecé a informarme sobre el cuidado del medio ambiente. Siendo ciclista, no tomaba mucha conciencia sobre el tema. Gracias a una app llamada Allgreenup, que me ayudó a medir el CO2 en los trayectos, me di cuenta de lo importante que es la bicicleta por y para el medio ambiente”, recuerda

Así, por ejemplo, comenzó a aprender más del reciclaje, el compostaje y la reducción de emisión de basura. Poco a poco se convirtió en un activista ambiental. A través de redes sociales comenzó a compartir su vida cotidiana y también sus labores en beneficio del cuidado del planeta. “Empecé a conocer ciertas agrupaciones ciclistas y así llegué al Colectivo Muévete (www.colectivomuevete.org). Eso me impulsó a transmitir un mensaje a los ciclistas. La mayoría de las personas pedalean por deporte o por la eficiencia como medio transporte, pero son muy pocas las que lo hacen por un tema medioambiental”, detalla.

 “La gente no dimensiona el aporte que está haciendo. La idea de mis charlas es mostrar esto. Por ejemplo, la emisión de CO2 de un auto por litro de combustible quemado es de 2,3kilos de CO2. Ahí haces el cálculo y te das cuenta del impacto que tiene en el medio ambiente y esa es una información que obviamente uno no maneja. Entonces por eso toda persona que utiliza la bicicleta es, automáticamente, un cletero ambientalista”, acota Ignacio, quien creó este personaje hace casi 4 años y ahora realiza charlas en distintos eventos y encuentros, además de trabajar vinculado con las municipalidades de Renca y de Santiago.

Su objetivo es poder dedicarse 100% al activismo siendo Cletero Ambientalista. “La idea es expandir el tema de las charlas. Todo lo que hago ahora es autogestionado, pero de a poco se van haciendo alianzas y generando redes para ir creciendo”, suma.

 

_MG_1342-web

-En tu día a día, ¿cómo te preocupas de cuidar el medio ambiente?

-La gente recicla sobre todo plástico, pero por ejemplo puedes gestionar tus residuos orgánicos. El 80% de ellos se pueden compostar. También ando para todos lados con un kit cero basura. Es difícil contagiar a más persona con esto porque la excusa siempre es “¿tengo que llevar todo esto?”. Empecé a armar mi kit hace un año y medio, primero con una botella reutilizable para el agua. Después justo andaba dando vueltas la foto de una tortuga, que le sacaban una bombilla de la nariz. Me dio una pena tremenda. Empecé a buscar elementos que me permitieran reemplazar las bombillas por ejemplo, que no son reciclables. Ahí llegué a una bombilla de vidrio, que la verdad uso con mi hija cuando salimos. También tengo otros implementos como palitos metálicos para sushi, cubiertos plegables, lentes de sol de plástico reciclado marca chilena llamada Karün, un mug para el café, entre otras cosas.

-¿Cómo ha cambiado tu vida desde que eres un cletero ambientalista?

-En la salud se nota inmediatamente en tu sistema inmunológico. Me enfermo, a nivel de que me invalide y tenga que hacer reposo, con suerte, una vez al año. Tengo una sensación térmica distinta, lo noto sobre todo cuando la gente anda muerta de frio. Y eso impacta en tu calidad de vida porque andas con una disposición distinta y más alegre. Veo a la gente, que generalmente anda enojada o triste, y yo voy escuchando música y riéndome solo.

-Tu hija te motivó en este cambio, ¿con ella compartes el gusto por la bicicleta?

-Tengo un problema con eso. Le compré su primera bicicleta y muy entusiasta pensé en enseñarle, pero ella no quiso. La cambió por los patines. Me compré una bicicleta (una cargo bike) en parte por todas las cosas que siempre ando trayendo y por ella, para llevarla a lugares más lejos donde pueda patinar, porque no sabe andar en bicicleta. Es uno de mis desafíos como papá para este año enseñarle.

RSS
Email
Facebook
Twitter
Instagram