Innovando por la seguridad de los usuarios de nuestras ciudades.

 

Nuevas prendas, accesorios y señales electrónicas de Alta Visibilidad, están surgiendo desde ingeniosos emprendedores y, en unión con la empresa privada, están avanzando en sacar a las calles estas soluciones que buscan disminuir accidentes y malos ratos para quienes se desplazan en bicicletas. “Queremos que se integren como un vehículo más y salvemos vidas”, explican.

 

Macarena González es repartidora de sushi en un delivery de la comuna de Santiago Centro. En bicicleta, diariamente recorre entre 50 a 60 kilómetros diarios para repartir la popular preparación japonesa a los clientes de la empresa en la que trabaja desde hace dos años. Cada jornada debe viajar entre ciclovías, motos, peatones y vehículos, sorteando obstáculos y esforzándose por ser responsable y respetar al máximo las leyes del tránsito en comunas con infraestructura tan diversa como Independencia, Recoleta, Ñuñoa o Providencia.

Hace un mes vivió una experiencia diferente. Uoman, un emprendimiento a cargo de un diseñador de la Universidad Santo Tomás, le entregó a modo de prueba una novedosa y tecnológica prenda: un cortaviento con reflectante que incluye una señalización electrónica en la espalda. Si doblaba a la derecha, debía apretar un control inalámbrico, para que en su espalda apareciera una flecha con luces y de un tamaño de cerca de 30 x 30 centímetros, donde se indicaba su movimiento. No más levantar el brazo, ni hacer movimientos complejos para indicar su ruta, sino que, sólo utilizando el pequeño aparato, le permitía informar sus desplazamientos a otros vehículos.

 

“Utilicé el sistema dos días y me sentí más segura que nunca. Tanto de día, como de noche me veían y no tuve los habituales incidentes en la vía, como que pasan muy cerca los autos y te desestabilizan o te tocan la bocina. Que los autos o buses vean la flecha, les da a entender más fácil hacia donde irás y evita situaciones complejas. Me sentí integrada a la ciudad y como un vehículo cualquiera”, comenta.

Sebastián González, es el encargado del prototipo. Hace 5 años, en 2013, se metió en la cabeza que debía mezclar la tecnología con el diseño y las telas, para generar herramientas que aprovecharan nuevos materiales para aumentar la seguridad de los ciclistas. De esa manera, transformó su idea en un proyecto de título y comenzó a trabajar por darle forma a la iniciativa y ya lleva cerca de 30 prototipos que ha probado en distintas circunstancias.  Con ellos, ganó fondos de Corfo, un premio Y4TK y luego se integró al Hub de la Municipalidad de Providencia.

Estudiante de diseño de vestuario de Duoc UC, Paula Varela, ha seguido un camino similar. Una tarea universitaria le permitió darse cuenta de una realidad de nuestras ciudades. “Muchos de mis amigos hacen deportes como BMX, skate u otras actividades y no les interesa llevar elementos de seguridad porque tienen otro perfil. No se sienten identificados con las ofertas del mercado, con los diseños porque les gusta vestir de negro y son más under”, cuenta. Por esa razón comenzó a elaborar elementos y vestuarios con reflectantes y con diseños especiales para este tipo de deportistas, considerando sus inquietudes y necesidades. Su proyecto lo bautizó como Contraluz.

Ambas ideas se encuentran en un momento crucial para dejar atrás la etapa de pruebas y salir a las calzadas.

 

Privados en acción

Desde agosto, los dos han comenzado a dar pasos gigantes para que sus proyectos se transformen en realidad y, a corto plazo, sus iniciativas se tomen las calles de la ciudad. Esto, además, se ha dado en paralelo del debate amplio que se ha tomado los medios de comunicación, las redes sociales y las conversas del día a día con respecto a la implementación y puesta en marcha de la nueva Ley de Convivencia Vial.

La actualización de la Ley de Tránsito ha generado gran revuelo en los medios y redes sociales debido a que los ciclistas sienten que esta modificación ahora los obliga a utilizar elementos de seguridad como reflectantes, casco, y otros elementos de seguridad, pese a que estas consideraciones ya se encontraban en la Ley desde 1988.  Tomando en cuenta esta percepción es que estas soluciones creativas de estos dos jóvenes van a aportar ser visibles de una forma más entretenida y cómoda que utilizando el clásico chaleco reflectante, no tan sólo a los ciclistas sino que, a los usuarios de todo tipo de ciclos, como scooters, patines y a peatones.

Estos últimos dos meses los dos emprendedores han estado recibiendo el apoyo de la empresa 3M.  Desde su área, María Cristina Kusch, Business Leader de 3M Scotchlite y Conspicuity de la compañía, se encuentra apoyando el proceso de ambos en el marco de la búsqueda de soluciones innovadoras que aporten a la seguridad vial con tecnología 3M Scotchlite. A su juicio, las cifras hablan por si solas: Chile es el segundo país de Latinoamérica con mayor uso de la bicicleta tras Colombia, séptimo a nivel mundial pero a su vez, es el país que tiene la segunda mayor tasa de mortalidad de ciclistas en América Latina, podio que tiene actualmente Guyana.

Debido a todos estos antecedentes, indica, es que desde el año 2016 la empresa lanzó la campaña #AltaVisibilidad para ciclistas, peatones y todo usuario vulnerable de las vías.  Durante este tiempo hemos trabajado junto con la CONASET, Agrupaciones y ONGs que incentivan la Educación Vial, la Academia, Municipalidades y Emprendedores que están con la misma visión de 3M: Ayudando a Salvar Vidas.

“No pensamos en productos, pensamos en problemas y en posibles soluciones. Cuando manejamos nuestro vehículo y no vemos a los ciclistas o peatones, o cuándo vamos pedaleando y sentimos que corremos riesgo de ser atropellados, todo esto debido a no utilizar elementos que permitan ser vistos como personas que van en la vía. Por esto nos enfocamos en soluciones sencillas que pueden ser eficientes y rápidas de implementar”, comenta.

Paula Varela, Cristina Kusch y Sebastián González

La clave está en la visión que tiene la empresa, explica. Tecnología 3M Desarrollando Cada Empresa; Productos 3M Renovando Cada Hogar; Innovación 3M Mejorando Cada Vida, es nuestro leit motiv.  La principal búsqueda de la empresa nacida en Minnesota hace 116 años, es aplicar ciencia a la vida diaria, encontrar respuestas rápidas a los requerimientos que da la vida moderna y con la seguridad como bandera primordial. Por esa razón, buscan otorgar una plataforma a los emprendedores cuyos proyectos se enmarcan en esa línea.  Sebastián y Paula cumplen con todos esos criterios.

“Ponemos a su disposición nuestras tecnologías, productos y conocimiento del mercado.  A través de estas nuevas ideas y soluciones de Alta Visibilidad que nos traen los emprendedores tenemos la posibilidad de “bajar” nuestra tecnología 3M Scotchlite en productos para el Usuario Ciudad y no tan sólo ser parte de los elementos de protección personal del Usuario Industrial, que es donde normalmente nos movemos.  Con este trabajo nos permite pensar y crear fuera de la caja”, explica Kusch.

En ese mismo camino, además, siguen trabajando con colegios, Gobiernos Regionales, empresa privada, etc., en busca de iniciativas con las que puedan trabajar a corto plazo.

De la tesis a la práctica

Sebastián González cuenta que en su largo proceso de 5 años ha descubierto uno de los principales problemas para avanzar.  En el mundo son pocas las iniciativas similares a la suya. “Mi idea es mezclar dos disciplinas, electrónica con diseño de vestuario. Hacer prendas vestibles que incorporan un circuito. Para eso debemos hacer estudios, pruebas, ver los materiales que son más livianos, los que permiten mayor comodidad y ya hemos llegado a pilotos con un costo relativamente aceptable, pero resta trabajo aún.”. La finalidad es una sola. “Queremos que los ciclistas se transformen en actores presentes de la ciudad, un vehículo más en la vía y que este tipo de prendas los ayuden a comunicarse con otros vehículos para salvar vidas”, dice.

 

Cuando salen a la calle a hacer las pruebas, relata, reciben felicitaciones y son muchos los automovilistas y ciclistas los que le consultan por el modelo. “Queremos dar nuevos pasos, avanzar hacia una prenda más integral que incluya educación. Por ejemplo, que el sistema te indique cuando cometiste alguna infracción. Inicialmente te puede indicar vibrando que al virar no señalizaste, lo que también ayuda a la enseñanza”, complementa.

Paula Varela en tanto, ya muestra sus primeras chaquetas y porta herramientas diseñados con elementos reflectantes, que se pueden ver desde todos los ángulos y que cumplen con los estándares del grupo al que apunta: sobrios, de colores oscuros y, fundamentalmente, completamente funcionales. “El triángulo, que es como llama a su accesorio, tiene zona especial para herramientas y se unirá al arco de la bicicleta para que no moleste en sus saltos o movimientos. El cortaviento, incorpora elementos en el cuello y en las mangas, pero que no incomodan y que, al ser usado en otro lugar, se pueden doblar para que no se vean”, define.

Dos iniciativas creativas, que entienden problemáticas actuales de nuestros espacios públicos que fueron fomentados y potenciados por la academia y que hoy pueden hacerse realidad gracias a la empresa privada. Un trabajo coordinado, que permite avanzar en rebajar las víctimas por accidentes, pero que busca en el corto y mediano plazo, integrar de mejor manera a todos y cada uno de los habitantes de nuestras ciudades.

Productos #AltaVisibilidad disponibles en tiendas Sodimac a lo largo del país.

 

Súmate!
RSS
Email
Facebook
Twitter
Instagram