La Jucleta: bicicletas restauradas para un refrescante pedaleo

Por Myriam Salazar

Cristian Ruiz es publicista y director creativo de la agencia Hangar. Como buen creador siempre tiene nuevas ideas, una de ellas es La Jucleta donde enlazó su gusto por las bicicletas con las ganas de emprender, resultando una innovadora forma de preparar jugos de fruta.

foto-2-webEl proyecto comenzó hace un año y medio junto a un socio, por la necesidad de generar un espacio saludable y entretenido  que incentivara el consumo de frutas. “Es bien distinto que te digan “cómete una manzana” a que la invitación sea pedalear una linda bicicleta que tiene incorporada una juguera para preparar un jugo de frutas. Cada persona que se sube a nuestras bicicletas sonríe, porque la experiencia se vuelve un juego, entonces ni siquiera el jugo es el incentivo. Este juego es súper democrático ya que no importa la edad, ni la condición, cualquiera puede usar una Jucleta” cuenta Ruiz.

¿Cómo fue el proceso creativo para armar La Jucleta?

En principio fue encontrar no solo una bicicleta que funcionara sino una que tuviera personalidad. Le atribuimos el concepto de la bicicleta más sana del planeta, la que reuniera algunos pilares fundamentales como: reciclar, reutilizar, refrescar, ejercitar y darle un respiro al planeta, esa es la base de este proyecto. Armamos un juego con esto la juguera siempre arriba de la bici, que fuera bonita, de colores y que no se desamara al usarla.

 

Lo primero fue conseguir bicicletas en desuso para recuperarlas. “Buscamos bicis viejas en el sur, muy baratas y logramos conseguir varias antiguas. Al principio todo era improvisación, hasta que creamos una matriz y un motor”. Para la recuperación y adaptación de las máquinas trabajaron con un tornero, el que fue clave para crear una pieza que calzara perfecto con la juguera. Además un pintor y un soldador. Todos trabajan por separado por lo que demoraban más en tener las bicicletas funcionando. Actualmente han optimizado esta etapa, dejando en manos de una empresa de ingeniería  la responsabilidad  de entregar las bicicletas tal como las necesitan.

Con las cletas listas faltaba darles personalidad, a la primera la llamaron Tata, “Era una bicicleta antigua del abuelo de mi socio”. La siguieron Teto, Tin y Tobal, por Mateo, Agustín y Cristóbal  los 3 hijos de Cristian, además de las bicicletas Sancho y Coco. “Empezamos con una bici, después llegó la segunda y ahora ya tenemos 15 bicicletas”, cuenta Cristian.

Trabajar con fruta en distintas locaciones no es fácil, es por eso que estos jugos se preparan con pulpa de fruta congelada. “Probamos con varias marcas y nos quedamos con las pulpas Guallarauco, ya que es fruta natural y viene en formato individual, lista para usar por lo que la manipulación es mínima. Las manejamos congeladas, así es jugo siempre esta frio, además usamos  agua purificada”.

13645104_1774656922808497_8820233454727856613_n-web

La Jucleta ha llevado su entretenida forma de refrescar a distintas ferias saludables y parques, donde pedaleando solo 3 minutos se prepara un jugo. También los contactan desde la empresa privada. Cristian comenta, “hemos ido a bancos para el momento saludable, premiando a los empleados que ocupan las escaleras en vez del ascensor, al salir los espera una sorpresa:  5 bicicletas para pedalear y preparar un jugo.  La Jucleta ha ido tomando vuelo y tengo muchos eventos de aquí a noviembre”.

Así como el fomento del uso de la bicicleta, es necesario propiciar también la alimentación sana, donde las frutas sean protagonistas, Cristian añade “Todo esto nace pensando en hacerlo itinerante en los colegios en riesgo de obesidad. Mi sueño es llegar a ser una alternativa saludable, con bicicletas itinerantes que vayan paseando por todos los colegios haciendo ejercicio y ojalá que cada colegio tuviera su propia Jucleta”.

Facebook/ Instagram  La Jucleta

www.lajucleta.cl

RSS
Email
Facebook
Twitter
Instagram