Le Blé: artesanos del pan

Por Lukas Toledo

Fotos Myriam Salazar

La Boutique de pan que se instala en el barrio, democratizando técnicas usualmente reservadas para panaderías de sectores altos de la ciudad.

 

Macarena Figueroa y Jóse Pascal Espinoza son los panaderos artesanos detrás de Le Blé, ambos participes en la producción, finanzas, compras, costeos; en síntesis, todo lo necesario para lograr abastecer a sus clientes de los variados tipos de pan y masas en el centro de la plaza Ñuñoa. Ambos estuvieron ligados al rubro alimenticio, por una parte, Jóse era Chef de panadería en Erick Kayser Chile y Macarena trabajaba en una empresa dedicada a estudios genéticos principalmente al área de alimentos.

 

-¿Cómo nace el proyecto?

De una manera clásica, con la idea de la independencia y tomándose varios años deciden crear algo en conjunto, enfocados siempre en que les gustara, pero por sobre todo que fuese un bien común entre ellos y sus clientes. La idea comenzó a materializarse cuando fueron beneficiados con la positiva respuesta a una postulación a un capital semilla.

“Cuando nos aprobaron los fondos, nos dieron el empujón para partir, de ahí salieron capacitaciones y además fuimos asesorados de diversas formas para poder iniciar de la manera correcta”.

 

– ¿Por qué “Le Blé”?

 

-José: Le Blé significa el trigo en francés y escogimos este nombre para ligar la marca tanto con el origen de la materia prima, como con la técnica francesa “levain” que corresponde a la masa madre líquida, la cual consiste en el uso de fermentación en bloque por tiempos prolongados. El pan de masa madre tiene perfume y sabor característico, se conserva mejor y por más tiempo que el elaborado tradicionalmente, ya que retiene mayor humedad en su interior. Su perfil nutricional es más alto ya que gracias a la actividad de la fitasa, generado dentro del proceso de fermentación de una masa madre natural, se elimina los efectos de ácido fítico que es responsable de interferir en la absorción de calcio, zinc, hierro, magnesio y cobre.

 

 

– ¿Qué tipo de productos ofrecen y cuáles son sus características?

-Macarena: La visión de negocio es hacer un alimento que de verdad fuese cero industrial, con materias primas de calidad y respetando los tiempos de elaboración para cada preparación.  Atendiendo a las alternativas saludables y de aporte nutricional, ese ha sido nuestro desafío. Producimos pan y masas dulces hechos con masa madre, largas horas de fermentación y mucho trabajo artesanal. Tenemos en carta un gran abanico de posibilidades en cuanto a masas, pensado en satisfacer un público muy amplio. Desde baja a alta complejidad de elaboración que va desde la clásica baguette hasta un par de ejemplos como el pan de centeno 100% masa madre de frutas maduras y las alternativas sin gluten que son parte de nuestro laboratorio diario en el taller. También tenemos pan integral molde, bagels dulces y salados, ciabatta cebolla y cúrcuma, centeno sin harinas blancas y nuez, ficelles tomate, por nombras algunos.

 

– ¿Dónde aprendieron las técnicas que emplean?

 -José: Principalmente somos autodidactas que hemos dado una vuelta a nuestras profesiones en busca de otras formas de vida. Específicamente en panadería el aprendizaje fue con el Chef Cedric Pousset en Eric Kayser Chile.

 

 

– ¿Qué rasgo considerarían como distintivo en Le Blé?

-José: Materias primas de alta calidad, largas fermentaciones, no transamos calidad en el producto final y el hecho de ser una boutique de pan en la calle, sobre una bici cargo, creemos hace que Le Blé sea un producto interesante para nuestra ciudad. Uno de los aspectos que hacen de Le Blé un aporte es que es una empresa sustentable, ya que bajamos nuestra huella debido a que una gran parte de la producción se distribuye en bicicleta, somos cleteros desde que nos conocimos y esto le da un sello importante. Es nuestra manera de cuidar el ambiente y de enseñar a otros que la distribución puede ser más amigable.

 

– ¿Tienen en mente expandirse en base a este emprendimiento?

-José: Por supuesto, en muy poco tiempo hemos podido llegar al barrio y tener enlaces comerciales concretando alianzas con otros negocios del rubro que han confiado en nuestros productos. Por lo mismo siempre la idea ha sido hacer más amplia la gama de clientes, pero con tope en la calidad de nuestros productos, ya que, no queremos volvernos industriales y convertirnos en máquinas trabajando. Queremos ser felices, poder tener gente que trabaje con nosotros, que también disfrute y no dejar el cartel de artesanos, eso sí que lo tenemos claro”.

 

– ¿De qué manera creen que afectan la vida de sus consumidores?

Macarena: Tenemos clientes que compran nuestros productos debido a que tienen necesidades especiales de alimentación, como productos sin gluten o bajos en gluten y nosotros entregamos una alternativa al alcance tanto por la ubicación y despacho de nuestras masas. Por otro lado, existen otros clientes que buscan pan francés, ya que vivieron en ese país u otros que buscan únicamente pan de linaza por problemas de diabetes o estreñimiento, y así varios otros ejemplos que revelan un aporte emotivo o nutricional.

 

Entonces para quienes quieran probar las alternativas que ofrece Le Blé, el llamado es tan simple como dirigirse a la plaza de Ñuñoa de jueves a domingo desde las 18:00 a las 21:00 horas u optar por el contacto a través de www.leblepanaderia.cl o en redes sociales  y coordinar así el delivery de los productos.

 

 

 

 

 

 

Súmate!
RSS
Email
Facebook
Twitter
Instagram