PedaleAtacama: visibilizando a ciclistas urbanos y deportivos de la tercera región.

Por Andrés Cortéz, ciclista y fundador de PedaleAtacama.

 

Club Pedaleatacama se inició con solo 15 integrantes hace ya más de cuatro años. Los mismos que queríamos mostrar que existían ciclistas urbanos en la ciudad de Copiapó y no solo en Santiago. Comenzamos las salidas semanales como un escape del día a día y así poder interactuar con las demás personas que usan la bicicleta, crear nuestros propios espacios donde poder expresarnos, protegernos y modificar de a poco nuestra conducta a la hora de usar la bicicleta.

Así fue como nos constituimos como club. Tuvimos que aprender a usar casco, luces, guantes y mantener en buen estado  nuestras bicicletas que mucho soportaban, de una ida tranquila al trabajo por el asfalto, hasta una bajada por el cerro y arena, cuando nos juntábamos en nuestras salidas como grupo.

Para llevar a cabo el desarrollo de nuestra organización, adoptamos prácticas como la Cicletada del Primer Martes. Al inicio éramos solo unos pocos, aunque con el tiempo y la motivación hemos logrado reunir más de 150 personas en promedio en cada cicletada, lo que al principio era inimaginable para nosotros sabiendo que nuestra ciudad es de automovilistas, donde el lujo u estatus social es marcado por el vehículo o camioneta más grande por ser una región minera.

Nuestra alegría aumentó cuando las familias se unieron a nuestras actividades, donde hemos visto crecer a pequeños pedaleros. Mismas familias que no se pierden ninguna de nuestras salidas y de a poco han aprendido la importancia del uso de implementos de seguridad como también de la educación vial, lo que nos enorgullece como club deportivo y movimiento urbano.

Cuando comenzaron las movilizaciones masivas de ciclistas y actividades familiares entorno a la bicicleta, el gobierno nos contactó justo cuando comenzaron aumentar las ciclovías en nuestra ciudad. Al principio solo nos informaban y luego de varias reuniones y conversaciones logramos incorporar nuestra opinión en algunos temas. Hoy en día contamos con un aproximado de 20 km de ciclovías  los cuales no han sido fáciles de ganar. Estas van en aumento y tal como en otras ciudades, los automovilistas reclaman que no hay ciclistas suficientes para tanta ciclovía y que solo logran congestión y atochamiento en las horas punta,  debido a que las calles fueron achicadas para crear  las ciclovías.

A pesar de todo lo que hemos logrado como ciclistas organizados, aún nos falta mucho para eliminar las tremendas barreras sociales de la ciudad. Estamos marcando la diferencia como ciclistas urbanos, ahora contamos con contadores en 3 de nuestras ciclovías lo que indica que en un solo día pasan un promedio de 350 ciclistas.

Debemos seguir trabajando en conjunto con las instituciones públicas y privadas, ya que con el aumento de ciclistas en la ciudad se suman nuevas problemáticas, como la necesidad de biciestacionamientos por ejemplo. En Copiapó existen estacionamientos en forma de U invertida, pero éstos no entregan la seguridad necesaria. Muchos de nosotros tomamos el ciclismo como deporte y por ende utilizamos la misma bici para competir fuera de la región en representación de nuestro Club. Lamentablemente comenzaron los robos y van en aumento, aunque hemos mejorado la forma de anclar nuestras bicis y cambiado nuestros candados, solo hemos logrado hacer la tarea un poco más difícil al ladrón, pero no soluciona el problema.

De igual manera existen privados e instituciones educacionales en la región que tienen sus estacionamientos de bicicletas, pero muchos no dan abasto o no son seguros.

La gente está pedaleando de un lugar a otro de la ciudad de Copiapó e incluso a otras ciudades de nuestra región, jugando un rol muy importante. Sabemos cómo ciclistas, que estamos comenzando a subir el cerro más grande de nuestra sociedad y debemos seguir pedaleando con el plato chico y piñón grande, esto no es moda es una forma de vida mejorada. ¡Vamos por más ciclistas!