Santiago pedalea desigual

Santiago, 03 de junio de 2018 El alcalde de Renca, Claudio Castro junto a organizaciones de ciclistas participan del Dia Mundial de la Bicicleta. Paul Plaza/Municipalidad de Renca

Por Claudio Castro, Alcalde de Renca.

Es sabido que los promedios y las cifras agregadas esconden realidades. Esto fue lo que vimos el 23 de mayo pasado, cuando El Diario Financiero titulaba en sus páginas que la “Extensión de las ciclovías crece casi 75% en cinco años en el Gran Santiago”, pasando de 199 a 346 kilòmetros entre 2013 y 2018.

El medio destacó los grandes avances en comunas como Macul, Peñalolén, Quinta Normal y Cerro Navia. Todas ellas más que duplicaron la cantidad de kilómetros de ciclovías durante este periodo. Lamentablemente, los avances de estas comunas contrastan con la realidad de otro grupo que ha sido dejado atrás, donde se cuenta Lo Prado, La Cisterna, Lo Espejo y Renca, que no sólo tienen una baja cantidad de kilòmetros. sino que además durante los últimos 5 años no se han beneficiado de la construcción de ningún kilómetro adicional de ciclovía.

Es interesante constatar que hace sólo 5 años muchas de estas comunas tenían similar número de ciclovías. En 2015 el Informe del Plan Maestro de Ciclovías para la Región Metropolitana señalaba que Renca contaba con una cantidad de kilómetros similar a La Granja, Recoleta y su vecina Pudahuel. Sin embargo, hoy ellas tienen 4,6, 8,2 y 7,6 kms. respectivamente, mientras Renca tiene los mismos mil metros de entonces, y éstos no conectan con ninguna otra ciclovía. Pero debemos notar que ninguna de las comunas destacadas es especialmente rica, por lo que no es la escasez de recursos la que explica las diferencias sino la voluntad política de avanzar en ellas.

Nuestra comuna cuenta con grandes dificultades de conectividad hacia el resto de la ciudad a pesar de ser una comuna pericentral. Ha sido desplazada en las prioridades de mejora del transporte público, lo que se traduce en que el metro llegará recién en 2026 y en que las empresas de buses de pasajeros que aquí operan presentan de los peores indicadores de calidad de servicio de la ciudad. En este contexto, el abandono en la construcción de ciclovías que podrían mitigar el aislamiento que produce el transporte público, es particularmente dañino para las casi 150 mil personas que viven en Renca.

Pese a esta falta de infraestructura, la bicicleta es un importante modo de transporte en Renca. De acuerdo a la Encuesta Origen-Destino del 2012, es la segunda forma de movilización más importante en los viajes internos de la comuna, solo atrás de la caminata, sobre los viajes en auto particular e incluso que los viajes en transporte público.

Es lamentable que, tras años discutiendo y mostrando evidencia de cómo las antiguas políticas públicas de vivienda reprodujeron y potenciaron la desigualdad a través de la segregación, hoy las nuevas políticas de inversión en infraestructura y movilidad generen los mismos efectos perversos sobre nuestras ciudades.

Con todo, durante este año y medio de gestión hicimos esfuerzos para fomentar el uso de la bicicleta. Primero dentro del Municipio, retirando un absurdo letrero que prohibía el ingreso de bicicletas a la Municipalidad y luego, instalando cicleteros para que funcionarios y vecinos pudiesen llegar pedaleando a ella. Además, constituimos una mesa de movilidad junto a la sociedad civil y mes a mes estamos instalando biciestacionamientos en quince puntos de la comuna. Más recientemente, celebramos el Día Mundial de la Bicicleta entregando un manual de bolsillo para ciclistas, desafiando a los funcionarios a venir a trabajar en bicicleta y adquiriendo 6 de ellas para el traslado entre dependencias municipales.

Para el futuro esperamos contar con apoyo del Gobierno para construir 1 km adicional que, a través Dorsal,  conecte  nuestro Centro Cívico con la ciclovía de los 42K del río Mapocho. Esto, que puede parecer poco, mejoraría significativamente nuestra conectividad con el resto de Santiago y, lo que puede ser más importante, sería un “golpe de confianza” para desarrollar nuevos proyectos más ambiciosos en el sector poniente de Renca.

Somos optimistas de que con todo este conjunto de iniciativas, junto a otras que surgirán desde la sociedad civil, podremos mejorar la calidad de vida de los renquinos y renquinas. Esperamos que nuestra comuna tenga la prioridad que merece en la implementación de los planes de movilidad sustentable para que tengamos una ciudad justa, inclusiva y donde nadie se quede atrás.

 

 

RSS
Email
Facebook
Twitter
Instagram