Sol Leyton: “ Andar en bicicleta te da una libertad increíble y otra perspectiva de la ciudad”

Por Natalia Bobadilla

Fotos Víctor Rojas

La conductora de “Adiós, Haití” no cambia por nada la sensación de libertad que da pedalear. En sus viajes de placer, la bicicleta es un panorama obligado para recorrer y conocer.

Desde 2006, Sol Leyton ha hecho de los viajes, su trabajo. Pero esta conductora de televisión y periodista de 35 años a punta de esfuerzo lo ha logrado, como también lo hizo para crear su productora audiovisual Mandarina producciones.

Así la hemos visto en programas como la “Ruta Quetzal”, “Chile lindo”, “Namaste” y, más recientemente, “Islandia, tierra de hielo y fuego” y “Adiós, Haití”. Precisamente este último, que actualmente se emite en Canal 13, es el que más impacto y comentarios ha logrado.

“Estoy súper contenta con la decisión de haber ido. Nuestra intención siempre fue lograr ser un aporte y un punto de unión entre el pueblo haitiano que vive acá en Chile y los chilenos que no sabemos  casi nada de lo que pasa en Haití. En ese sentido, ha sido muy bonita y buena la recepción. La migración en nuestro país es un tema de contingencia social bien importante”, cuenta.

Junto a su equipo, estuvieron durante un mes en tierras haitianas. “Desde la simpleza de un programa de viajes estamos tocando temas sociales y actuales de nuestro país. Sabíamos que el programa iba a meter un poco de ruido y que la gente va a tener diversas opiniones”, explica contenta por los resultados. “Me di cuenta que yo misma sabía muy poco de los haitianos. Me puse a estudiar y descubrí que es un país inmenso que tiene muchas más cosas que las que habitualmente conocemos, los desastres naturales y la pobreza. Decidimos ir a escuchar qué es lo que ellos tienen que decir, desde su gente más sencilla, para así hacernos una idea real de este país”, añade.

Sobre los próximos destinos, solo entrega un adelanto: “Tenemos la intención de seguir en la misma línea. Viajes con sentido, donde se pueda mostrar una realidad y generar algún tipo de conciencia social o ambiental. El objetivo es que la gente se entretenga pero también aprenda”.

 

01-web Los viajes y la bici

Por su movida agenda, llena de viajes, reconoce que ha dejado de lado la bicicleta. “La miro todos los días, esperando poder retomarla”, asegura.

Sus primeros recuerdos con las ruedas se remontan a cuando tenía 4 años, con un triciclo que tenía un gran valor sentimental. “Era mío y de mis dos hermanos. Había estado en mi familia por muchísimos años. Fue de un tío y a cada niño que tuviera la edad suficiente, se lo pasaban para que aprendiera a andar. Tenía toda una historia familiar. Recuerdo que le poníamos cosas a las ruedas para que sonara como moto. Lo enchulábamos”, recuerda muerta de la risa.

-Y después, ¿cómo fue tener tu primera bicicleta?

-Me acuerdo que la pedí y me la regalaron para una Navidad. Era como un sueño: era rosada, con canastito, muy de niña. Recuerdo haber gritado cuando la vi. Yo seguía harto a mis hermanos y sus amigos, entonces tuve que aprender rápido a andar para no quedarme atrás. Era bien habilidosa para esas cosas así que no me costó mucho.

-¿Qué recuerdos tienes de esos momentos en bici?

-Me crié en El Monte, en el campo. La bici era la entretención. Andábamos en el jardín y en los caminos de tierra, porque también era nuestro medio de transporte para ir donde los amigos que vivían más lejos.

 

04-web-¿Y ahora cómo es tu relación con la dos ruedas?

-Ahora uso poco la bicicleta por los viajes y la extraño. Andar en ella te da una libertad increíble y otra perspectiva de la ciudad.  Me gusta usarla para disfrutar y también para moverme. Es que si tu medio de transporte es la bicicleta uno se siente bien. Partir el día en dos ruedas es tan distinto a partirlo en un auto. Sentir el aire es otra cosa.

-¿Cuándo viajas sales a pedalear?

-En los viajes de trabajo es más complejo por las distancias y los tiempos. Pero en vacaciones, si hay bici, me gusta usarla recorrer, conociendo con esa sensación de paseo. En Chile, recorrer el alrededor del Lago Llanquihue es precioso en bicicleta. En Europa también se usa mucho, como en Londres, por ejemplo, que recuerdo que solo usé bici. Tienes acceso a ella en todos los puntos de la ciudad. Es un súper buen tip viajero investigar siempre sobre las posibilidades de moverse en bicicleta para recorrer. Hay lugares en que no es tan caro y además conoces  la ciudad de otra forma.

RSS
Email
Facebook
Twitter
Instagram