Speed Light: seguridad para el ciclista a través del diseño.

Por Myriam Salazar

 

Mladenka Mellado (33) antofagastina y diseñadora gráfica, es una de esas ciclistas con las que da gusto toparse en la calle, de risa fácil y contagiosa llegó a Santiago hace algunos años y hace 3 comenzó a desarrollar accesorios ciclistas a partir de su propia necesidad de pedalear cómoda y visible.

“En este momento me dedico 100% a la confección de mis productos aunque no dejo de lado el diseño. Trabajo tres líneas de producción, las dos primeras orientadas al ciclista: una consiste en artículos de alta visibilidad como alforjas, mochilas y morrales, la otra en la reutilización de material como las cámaras de bicicletas que desechan los talleres mecánicos. La  tercera línea y la más personal abarca el diseño en general”.

Desde el desierto a la capital

Su historia sobre los pedales comienza no hace mucho, “la verdad es que empecé a andar  en bicicleta bien tarde, a los 25 años y fue muy vergonzoso. Se me ocurrió armar una salida con un grupo de amigas, las motivé para que saliéramos a pedalearSe animaron y me prestaron una bici, en ese momento les tuve que decir que no sabía andar en bicicleta. Había tomado una bicicleta solo una vez en mi vida como a los 8 años. Era de una vecina, dimos unas vueltas a la cuadra, la pinchamos y ahí quedó la bicicleta arrumbada. Esa fue mi historia con la bicicleta hasta grande”.

A partir de sus ganas por pedalear  formó un grupo con el que recorrieron los paisajes nortinos, “me subí y no me bajé más. Hicimos turismo aventura, nos paseamos por el Loa, nos metíamos al río, nos tirábamos desde los cerros, después todos fueron sumando amigos y se armó un lindo grupo”.

Cuando llegó a Santiago dejó de andar en bicicleta por un buen tiempo, “todos me decían que era peligroso, hasta que un día me compré una bicicleta y me tiré sola a la calle. En un comienzo también fui veredista hasta que tuve un pequeño accidente. Ahí me lanzé a la calle, de ahí nadie me sacó. Motivé a mi hermano que tiene sobrepeso, le compré una bicicleta para que se fuera pedaleando al trabajo, pero nunca me tomó en cuenta. Después de 5 años desde que le regalé la bici, este último año le dio con todo y ha bajado más de 30 kilos”.

3¿Cómo vinculaste tu gusto por la bicicleta con tu profesión?

-Es mi pasión ja ja ja, en realidad todo nace porque empecé haciendo cicletadas como la mayoría de la gente. Un día hice una cicletada rural nocturna, íbamos bajando por la ruta antes de llegar a San Antonio y no veíamos a los chicos de adelante, así me di cuenta de que había un nicho que no había sido explotad : la reflectancia en prendas. Las luces siempre están, pero usualmente el ciclista no usa reflectantes por razones estéticas, les gusta que todo combine, el caso, la tricota y el chaleco reflectivo no cuadra por ningún lado. Mi público objetivo en sí no es el rutero, está pensado en las personas que se están iniciando en el ciclismo y que más bien es el ciclista urbano. Desarrollo las mochilas con carácter más urbano pero siempre con un 30% o más de reflectancia. Descubrí que amaba andar en bicicleta y este nicho que estaba esperando ser explotado y ¿por qué no hacerlo?.

De este modo comenzó el proceso de ir a ferias y conocer gente, se vinculó con la organización La Cleta la que organizaba eventos de este tipo. Pronto se creó ONG Map8, organización ciclista de la que es parte desde sus comienzos.

2¿Cómo desarrollaste estas líneas de trabajo?

-Tiene que ver  con una necesidad propia. Estaba recién entrando al tema del ciclismo urbano, trasladándome de la casa al trabajo en bicicleta y me daba susto la calle, que los conductores no me vieran. Buscaba accesorios reflectantes y no encontraba, lo único que vi por ahí en internet fueron las chaquetas reflectantes de Nike que eran carísimas. Investigué y comencé a desarrollar productos para mí. Vi que si se podía explotar la idea y hacer otras cosas. Todo lo que se había trabajado a nivel de mercado nacional eran solamente las huinchas reflectivas  y el reflectante pero a nivel de plotter de corte pero no como tela reflectante. Yo utilizo la tela, eso es lo que me diferencia, así nació todo lo que hago ahora.

La otra área que desarrolla es Recicle & Reutilice, donde a partir de desechos de bicicletas como las cámaras  son reutilizadas en la creación de piezas de bisutería. “Siempre estaba investigando y buscando ideas, entre las cosas que vi en internet fue trabajar la cámara de bicicleta, empecé a probar agarré la cámaras que tenía en mi casa, tijera y cartonero y resultaron varias cosas como pulseras, collares, aros”.

Las cámaras las obtiene de la bicicletería Envy Bike (Condel 996, Providencia). “Los chicos del taller me guardan las cámaras, me di cuenta que el volumen de cámaras es increíble, en una semana puedo traerme entre 30 a 40 unidades y hay que considerar que cuando voy ya ha pasado antes otra persona a comienzo de semana y se ha llevado casi todo el material. No solo me quería quedar en lo que es la bisutería, así que incorporé material de desecho en las mochilas, los retazos que van quedando. Equipé mi máquina y ahora  puedo coser cámaras de bicicletas para las alforjas y las mochilas.

Mladenka continúa probando la utilidad de los materiales y creando nuevas piezas constantemente, “ahora  estoy probando con estuches, también terminé un diseño para mochila y armando un tercer prototipo. También he incorporado las cadenas de bicicletas en llaveros, collares y pulseras. Es mucho el material que se desecha  ¿qué sacamos con andar en bicicleta si dejamos toda esa basura? al final lo que hago es tratar de cerrar un círculo.

 05-web

 

¿Cuáles son los planes que tienes para Speed Ligth?

-Ahora estoy recibiendo asesoría en el Centro de Desarrollo de Negocios de Santiago de SERCOTEC, me han ayudado a orientar el punto de vista empresarial, mejorando varias aristas a este emprendimiento.  Ahora que estoy en el Centro de Negocios se me han abierto varias puertas, a final de año estuve en la feria de Paseo Bulnes y  fue una muy buena experiencia, una de las directoras armó todos  los stands y ahora me sumó a la Aldea Verde de Lollapalooza, y no tan solo vendiendo si no también armando un taller para la reutilización de cámaras de d bicicleta. La idea es expandir y entregar en más talleres y tiendas, por ahora mis productos están en la bicicletería Envy Bike y los eventos a los que asisto los público a través de mis redes sociales.