Tamara Urzúa, gestora de BiciBus: “No podemos pensar que nuestra ciudad es solamente el centro”

A partir de este mes 10 micros del recorrido I09 de Buses Vule comenzarán con el piloto para acercar a ciclistas y sus bicis -con un rack especialmente habilitado- de Rinconada de Maipú al Metro ULA. Detrás de la iniciativa está una estudiante de ingeniería que lleva dos años trabajando en la idea.

Por Michelle Raposo

¿Qué? ¿Se va a poder andar en bicicleta en Transantiago? La noticia del Bici-Bus no ha pasado desapercibida. Este mes comienza la marcha blanca de un proyecto que quizás para algunos sea un poco contraproducente -¿para qué subirse a la micro si ya puede moverse en cleta?- pero que para muchos otros, es una de las piezas que faltan para un sistema de transporte público más integrado.

La respuesta previa a la iniciativa ha sido más que positiva. “Uno siempre piensa que la gente va a ser mucho más resistente a este tipo de cambios. Pero al final, cuando se les explica bien de que se trata, cómo se usa, todas las medidas de seguridad que tiene, cambian la opinión que tenían”, cuenta Tamara Urzúa, la mente y el espíritu detrás de la iniciativa del Bici.Bus.

La idea inicial era comenzar las pruebas todo enero y todo febrero, el piloto contempla dos meses enteros, en 10 micros de la ruta I09 a cargo de Buses Vule, que une Rinconada de Maipú con el Metro Unión Latinoamericana. Pero podríamos aplicar el dicho de que “uno propone y Dios dispone”, porque la fecha se tuvo que postergar al menos hasta el 20 del mes por la visita del Papa a la capital.

 

Tamara Urzúa

Tamara Urzúa

“Siempre quise hacerlo una realidad”

Esta espera se suma a los ya dos años de trabajo desde que esta iniciativa tuviera forma. “Esto partió el primer semestre de 2015 en un curso llamado UC Propone de la Universidad Católica, por una investigación que se hizo de intermodalidad en torno a la bicicleta. Y a medida que fuimos avanzando, nos dimos cuenta que el proyecto era viable dentro de Santiago”, cuenta Tamara.

El 2016 no tuvo mucho movimiento, pero el 2017 la estudiante de ingeniería volvió a darle rumbo a la idea. “Yo siempre quise hacerlo realidad. Desde el 2015 tuve esa visión que no quedara solamente en un paper o una investigación universitaria. Empezamos a movernos con los actores fundamentales, que son las personas del Ministerio y Subsecretaría de Transporte. Eso fue como el empuje que necesitábamos. También ahora estamos con el Intendente Orrego, que ha sido un súper partner”, agrega la gestora de Bici.Bus.

La experiencia internacional, de países como Estados Unidos, que ya lleva más de 10 años implementando el sistema de racks de bicicletas, fue parte de los argumentos para darle sustento al proyecto.

Sin embargo, lo que más arrojó la investigación “fue el crecimiento de la bicicleta como medio de transporte en general y todas las medidas que se estaban tomando dentro de Santiago. Como las ciclovías de alto estándar, los estacionamientos de bicicletas y las bicicletas públicas. Y claro, quizás esto no sea tan masivo, que vayamos a llevar 200 bicis, pero es un complemento a otras medidas”.

Además de las autoridades fue vital el apoyo de Buses Vule, “que han sido un siete. Desde el primer día que fuimos, en el 2015, lo vieron y lo aceptaron de una”, cuenta Tamara.

 

IMG_1947-web

 

Este operador, es también una de las empresas que trajo un bus eléctrico (Yutong) para el Transantiago, y tiene programas piloto también con un bus híbrido y buses con norma Euro 6 de Volvo y Mercedes Benz (con motores que contaminan menos). Además de proyectos de reconocimiento facial y contador de pasajeros para disminuir la evasión.

“Cuando nos lo propusieron dijimos inmediato que sí, porque todo lo que sea comunicarse con la comunidad es bueno. Sobre todo para nosotros, porque cuando nos conocen, cambian inmediatamente el concepto de micrero”, comenta Roberto Barros, subgerente de operaciones de Buses Vule.

Acercando la ciudad

El centralismo también puede aplicarse a la forma de moverse por la ciudad. En donde los ciclistas de las comunas más alejadas no se benefician de la infraestructura por la que pedalean sus compañeros que viven en lugares más centrales.

“Mucha gente piensa, si va en bicicleta para qué va a andar en bus. Claro, si es un tramo corto, no tiene razón de ser andar en bus y bicicleta. Pero para alguien que se traslada de Maipú a Providencia, es una distancia larga, y no podemos pensar que nuestra ciudad es solamente el centro”, comenta Tamara.

Como dato, de Rinconada de Maipú al Metro ULA son cerca de 15 kilómetros y con una pendiente en subida.

Este punto es importante para elegir las paradas en que se va a poder montar la bicicleta al rack de la micro. “No va a ser en todos los paraderos, porque no tiene sentido que se suban y bajen de un paradero a otro, porque para eso ando en bicicleta. La idea es elegir aquellos que sean de distancias medias y que tenga sentido el uso del rack”, agrega. Además, el primer mes, se contempla tener monitores para orientar a las personas sobre el uso y también para tener un feedback sobre qué mejoras se pueden implementar.

 

IMG_1920-web

 

“La idea del piloto es obtener datos de que fue lo que gustó, cuánta gente lo utilizó y ver la mejor forma de masificarlo. Nunca hemos pensado que sea para todos los recorridos. No se puede, porque la idea es ir en tramos directos siempre, para no perjudicar los radios de giro del bus y tampoco darle mayores dificultades a los conductores”, comenta Tamara.

Humanizando al chofer/ciclista

Y los conductores también son fundamentales dentro del proyecto. Más que en la parte técnica, para unir a dos actores -choferes de micros y ciclistas- que, bueno, no siempre tienen la mejor de las relaciones.

Para esto han pasado por actividades donde se han familiarizado con el sistema de los racks y han entregado sus comentarios sobre problemas de visibilidad o frenado. “Los conductores que participen van a ser los mejores del sistema para que apoyen, y tengan la paciencia necesaria para que todo resulte”.

Dentro de todas las pruebas que han realizado, cuenta Barros, “hicimos que los choferes anduvieran en bicicleta al lado de los buses, para que sintieran ellos lo que era ser ciclistas al lado de un bus”.

“Después de esa experiencia les decía: ahora haz de cuenta que anda un hijo al lado tuyo”, remata el subgerente de operaciones.

De la misma forma, hay que tener en cuenta la visión y puntos ciegos que un chofer puede tener al conducir una máquina de tal envergadura. “Cuando compran los buses nadie se preocupa cómo ve el conductor para fuera. Por ejemplo, el bus híbrido es bonito, pero si hubiéramos dejado el letrero como venía diseñado, no veían nada afuera”, explica Barros.

“Son dos años de trabajo, y también esperamos el apoyo del mundo ciclista. De alguna forma que sean nuestro soporte a las críticas. Hay varios grupos que nos han apoyado harto, porque saben que esta medida, quizás no sea masiva, pero sí cambia el switch en el respeto, porque siempre es como el ciclista versus el conductor y ahora trabajamos juntos, estamos en lo mismo y eso queremos lograr. Respeto. Tolerancia. Mejorar la convivencia”, reflexiona la impulsora.

Las expectativas son grandes para el proyecto. “Creo que si hacemos las cosas bien con los monitores, con la gente, seguir informando en las redes sociales, debería salir bien. No sé si perfecto, porque lógicamente hay cosas que no puedo controlar, pero sí espero tener una percepción muy positiva de la gente que lo utilice. Eso queremos de verdad”, dice con ánimo Tamara.

Barros también le tiene fe al plan piloto y al poder de la gente para que este salga adelante: “yo creo que va a salir bien. Ahí vienen las fuerzas vivas de la ciudad, que digan ¡ya pues! ¡qué hacemos ahora!”.

 

Recuerde llevar U-lock

– El rack utilizado tiene capacidad para dos bicicletas y el modelo es el que se utiliza en la mayoría de los buses de Estados Unidos.

-Da lo mismo el aro de la bicicleta (se probó hasta un aro 29), excepto por las plegables y la de niños en que la rueda es más mucho más pequeña y el anclaje queda un poco más suelto.

-Quedan afuera también las bicis eléctricas, porque ya tienen motor para asistir en el pedaleo de largo aliento.

-Es importante el uso de candado U-Lock para asegurar la bicicleta. Si es fácil de ponerla, también es fácil que los amigos de lo ajeno la puedan sacar sin problemas.

-¿Quién se hace responsable en un accidente? Al ser ser un servicio adicional que se entrega, es el ciclista quien se responsabiliza. De todas maneras se está trabajando para tener un seguro complementario para los hechos fortuitos.

RSS
Email
Facebook
Twitter
Instagram