Una ciudad bien pensada, es cuando se piensa en los niños.

Por Miguel Alejandro Olivares Hauva,

Ingeniero Civil Industrial, Coordinador de Movilidad Urbana Municipalidad de Santiago

 

Cuando comenzamos con la idea de incluir el concepto de Movilidad Urbana en la comuna de Santiago, hubo muchas voces que estuvieron de acuerdo con adherir a la sensación de que íbamos a crear una ciudad más sustentable y amable para todos, dando prioridad a los peatones, ciclistas, usuarios del transporte público, carga y descarga y automóviles, en ese orden.

A medida que fuimos volcando nuestras ideas hacia mejorar los desplazamientos de las personas, vimos como muchos profesionales comprendieron que hacer cambios a esta ciudad, era cambiar la mentalidad y el chip de lo que las personas ven como lo más importante, “la congestión vehicular”, ya que si no genera taco, no genera problemas. Entonces, comenzar a trabajar en proyectos como ciclovías o ampliaciones de acera, generaban un ruido demasiado grande, tanto en la comunidad como en los profesionales del área, por la “mala ocurrencia” de eliminar estacionamientos o una pista de circulación para automóviles, que es lo más criticado al momento de implementar alguno de estos proyectos.

Fue así, como el equipo de Movilidad de la municipalidad se fue forjando, en base a gestiones con profesionales, organizaciones y vecinos que apoyan o están de acuerdo con lo que hacemos, ya que muchos profesionales abandonaron el barco por lo criticable y expuestos que se ven, al apoyar estas obras. Aun así, insistimos en esto y para suerte nuestra, después de ejecutar una buena cantidad de proyectos, también fuimos reconocidos a nivel nacional e internacional, lo que nos ha dado un respaldo y una visibilidad mayor al momento de seguir con los proyectos de movilidad urbana.

Desde nuestro inicio, por la formación y la idiosincrasia chilena, sabíamos que esta tarea iba a ser difícil, pero también sabíamos que iba a rendir sus frutos que ahora nos llenan de orgullo, como ver las personas que caminan tranquilamente por Compañía, Merced, San Antonio, Paseo Puente o Aillavilú o como las personas que optan por la bicicleta circulan de manera segura por Rosas, Teatinos o Portugal, en fin, aportar a la sustentabilidad de la comuna siempre es muy importante.

Hoy, buscamos seguir avanzando en temas de Movilidad Urbana, como la remodelación de la calle Santo Domingo en el centro de Santiago y generando nuevos proyectos de corredores urbanos del Plan Centro junto con DTPM(Directorio de Transporte Público Metropolitan) , mejorando los espacios para peatones y el servicio de transporte público dentro de la comuna.

También estamos ampliando a 15 Km. la red de ciclovías de la comuna, gracias al Gobierno Regional realizando todos los esfuerzos para que estas obras puedan estar operativas antes del mes de marzo 2017 lo que entregará mayor conectividad, pero también necesitamos continuar trabajando en proyectos como educación vial en los colegios y jardines, ampliar el recorrido de bus eléctrico gratuito o fomentar el transporte público con infraestructura inclusiva, ya que la Movilidad Urbana es mucho más que redistribución del espacio público para dar condiciones equitativas a los distintos modos de transporte, la movilidad es una visión de ciudad.

Una manera de planificar que nos permita llegar a entregarle a los ciudadanos lugares amables que permitan que los distintos servicios y personas puedan interactuar de buena manera, en donde la vialidad no sea peligrosa y en donde cada uno pueda respetar su espacio.

Es difícil cambiar la mentalidad a las personas, lo sabemos, pero creo que no podemos permitir que nuestros hijos reciban una ciudad colapsada, en donde el egoísmo sea lo que impere en desmedro de la equidad y la inclusión.