Escrito por: 11:29 pm Mi primera bicicleta

Antonia Gana: “Lo que más me gusta en el mundo junto a la comida obviamente es pedalear”

Soy Antonia Gana, cocinera, comunicadora y pedalera, lo que más me gusta en el mundo junto a la comida obviamente es pedalear. Donde y a donde sea yo siempre voy a preferir la bicicleta y por eso les quiero contar la historia de mi primera bicicleta.

Mi infancia fue lo máximo, la verdad es que tengo puros maravillosos recuerdos, sensaciones de libertad, de exploración. Recuerdo que mi papá siempre nos fomentaba mucho eso, el salir a explorar y eso me hizo conocer a mucha gente, tener muchos amigos, disfrutar la vida de barrio estar harto en la calle también y siempre con una bicicleta, eso es absolutamente cierto, tengo millones de fotos de cuando era chica que lo comprueban, así que recuerdo con mucha alegría y muy agradecida mi infancia.

Me encantaría recordar quién me enseñó a pedalear. La verdad es que no tengo idea, asumo que fue mi papá, mis hermanas grandes, toda la familia o quizás fue algo un poco espontáneo que se dio, no sé si de manera innata, pero estaba ahí, de verdad que no recuerdo quien fue, solo recuerdo que desde muy chica andaba en la bicicleta, desde muy chica no tuve las rueditas de ayuda y desde muy chica la bicicleta fue como mi compañía para todos los lugares a los cuales me movía. Si bien eran cerca de mi casa siempre pero siempre en bicicleta, siempre, siempre en bicicleta.

He tenido 3 bicicletas que recuerde. La bicicleta que tuve cuando chica, no sé qué marca era, pero la recuerdo perfecto, tenía unas tiritas colgando era bien llamativa y con las rueditas de ayuda. Luego me compré ya más grande una bicicleta por internet, me llamó la atención un aviso, la encontré muy linda y funcionó perfecto fue la bicicleta que me acompañó por lo menos 7 años. Una bicicleta bien de ciudad muy, muy linda, muy buena compañera y luego quise experimentar con una bicicleta un poco más todo terreno que me ayudara a ir a otros paseos también y adquirí  recién  hace muy poco tiempo una bicicleta de marca Btwin que la verdad a cumplido con todas mis expectativas, me encanta es apañadora a morir y eso me dio la oportunidad de sortear luego mi bicicleta, que la verdad me entregó tantos buenos momentos que pensé que quizás a alguien también le podía entregar buenos momentos.

Mi experiencia al pedalear por la ciudad es siempre distinta, especial, interesante, alegre, siento que pongo tanto de mí, pedaleo con tanta disposición a que sea un grato momento, a que disfrute a que sucedan cosas, que me pasan cosas todo el tiempo, que disfruto a concho, que gozo cada minuto en el que estoy pedaleando. Esa oxigenación, ese entorno, el movimiento, creo que hay tantos estímulos que uno pueda tomar de manera positiva e incorporarlos a este paseo en bicicleta, por eso yo recomiendo mucho que la gente pedalee a todos trato de convencerlos de que pedaleen porque entrega puras cosas ricas esa pedaleada.

Para mí una ruta imperdible es esta más o menos nueva ruta que es la costanera sur, hay todo un camino, toda una ciclovía que va bordeando el Mapocho y para mi ese momento siempre es ¡guau! el paisaje, el cómo uno puede ver el cielo, el Mapocho, la cordillera, es un paisaje abierto en el cual puedes ver muchas cosas, mucha variedad, cerca está el Parque Bicentenario, hartos árboles me parece un paisaje tan lindo, distinto, tan maravilloso que me encanta hacer esa ruta, no requiere mucho esfuerzo, es un camino plano que invita a nada más que a disfrutar a gozar y liberarse un ratito pedaleando por la ciudad.

Algunas de las mejores picadas que recomiendo para los que andan en bici y para los que no también, pero ojalá llegar en bici porque está todo dado también para que uno deje su bicicleta y se despreocupe. Uno de esos lugares es el Castillo Forestal, me encanta su cocina estilo francesa es muy rica elegante, el lugar es una maravilla, está en el parque forestal por ende el paseo independiente de donde uno venga siempre va a ser muy bonito. Tienen obviamente su bicicletero y es un lugar muy rico donde estar, donde descansar, donde detenerse un ratito después del pedaleo. Otro lugar es el Divertimento al cual le tengo un cariño muy especial porque tiene mucha historia, su cocina es maravillosa, es entre chilena con toques también italianos porque la familia dueña de Divertimentos es italiana y nada este lugar que queda ahí a los pies del cerro San Cristóbal para mí es como por lejos uno de los lugares más entretenidos, tiene una terraza gigante, siempre hay mucha gente, ruido ambiente, es muy entretenido. Y por último también nunca quiero dejar de recomendar, bueno en general los mercados en Santiago cómo que hay muchas sorpresas dentro de los mercados y a mí el mercado Diego de Almagro me tiene enamorada porque conserva su estilo hace muchos años, no es nada moderno es bastante romántico, hay gente que lleva trabajando ahí hace muchos años y eso le da también un aire especial. La comida que hay ahí es muy rica, hay un par de restorancillos tipo picada almuerzo, una pizzería maravillosa, está la tía que vende verduras y así todo un mundo interno que es bien interesante y al cual también obviamente se puede llegar pedaleando.

Si te gustó, compártelo.

(Visited 24 times, 2 visits today)
Close