Amaya Forch: “Me encanta recorrer caminos y descubrir lugares en mi bicicleta”

 

 La actriz y cantante es hace algunos meses embajadora de la marca Specialized. “Es un tremendo honor y un lujo pertenecer a un grupo con tremendas mujeres que pedalean y compiten”, cuenta orgullosa.

 

Por Natalia Bobadilla

Fotos Víctor Rojas

 

Amaya Forch, a sus 46 años, cuenta que desde que tiene recuerdos de su infancia, su vida ha sido sobre dos ruedas. “No sé  exactamente cuál fue mi primera bicicleta ni cuándo aprendí a andar. Solo sé que fue de muy chiquitita porque el recuerdo que tengo es que he andado en bici siempre”, dice y explica que su interés por el pedaleo se debe a que en su familia el deporte siempre ha estado presente.

A esta actriz, que hoy podemos ver en pantalla en la teleserie “Wena profe” de TVN, siempre le ha gustado la libertad y la velocidad. Así sus primeras andanzas fueron haciendo bicicross. “Yo vivía en Pedro de Valdivia con Sucre. Me acuerdo que me iba en bici a unas pistas cerca de Vespucio y andaba horas de horas”, detalla.

A medida que crecía, a su gusto por el ciclismo, se sumó la adrenalina. “En la adolescencia me iba todos los fines de semana con una hermana a subir el cerro San Cristóbal. En una de esas idas, cuando tenía 12 años, venía de vuelta por Manuel Montt cuando me atropellaron y caí de cara al pavimento. No fue grave, de hecho me fui pedaleando hasta mi casa, pero llegué con toda la cara ensangrentada y mi mamá casi se muere. De ahí bajé la intensidad un poco, jajajá”, cuenta entre risas.

_MG_9313-webSiempre se puede pedalear

La bicicleta es hoy uno de los principales medios de transporte de Amaya. “Trato de andar lo más posible. No me molestan las distancias. Afortunadamente no me toca recorrer distancias tan extremas, así que solo basta con salir más temprano. Siempre se puede pedalear si uno se organiza bien”, dice.

Por esto mismo, la actriz es consciente de las problemáticas que se viven en la calle. “Viví casi dos años en Londres. Ahí me movilizaba día y noche en bicicleta. Cuando volví a Chile, casi me morí con el poco respeto que hay a los ciclistas. Allá uno estiraba la mano al lado para avisar que vas a doblar y paraban todos: autos, buses, etc. Acá haces eso y te arriesgas a quedar sin brazo”, expone preocupada.

-¿Crees que ha habido avances en esta materia en el último tiempo?

-A pesar de que hoy hay más ciclovías, más gente andando en bici y mayor preocupación por la seguridad, creo que falta mucho en respeto y en educación vial, tanto de automovilistas y peatones.

Embajadora de Specialized

“Me gusta subir cerros y recorrer nuevos lugares. A donde voy, al sur, la playa o donde sea, siempre trato de llevar la bicicleta. Me encanta recorrer caminos y descubrir lugares. Se podría decir que soy una ciclista turística también”, dice Amaya.

Su gusto por el pedaleo le ha traído recompensas. Así, desde hace algunos meses, es embajadora de la marca de ciclismo Specialized, quien a través de la campaña Pedalea por ti (https://pedaleaporti.com), busca incentivar y apoyar el ciclismo femenino. “Es un tremendo honor y un lujo pertenecer a un grupo con tremendas mujeres que pedalean y compiten”, acota orgullosa.

Gracias a esto, tiene la posibilidad de probar y disfrutar de bicicletas y equipamiento de primer nivel. Por lo mismo, ya tiene sus rutas y lugares favoritos para arrancarse en su tiempo libre. “Me he tirado por cerros más difíciles como La Buitrera, en La Dehesa. Pero no lo paso tan bien como me gustaría porque el descenso me da miedo. Voy pensando todo el rato en soy mamá, tengo hijos. En vez de disfrutarlo, sufro un poco, jajajá. De hecho, hace poco en Puerto Varas me caí y tengo toda una pierna machucada”, relata sobre uno de sus últimos porrazos.

-¿Cuál es tu lugar favorito para ir en bici en la Región Metropolitana?

-El Cerro San Cristóbal es un lugar que me encanta. Es un espacio para todos, me encanta la diversidad de gente y actividades que hay. Además tiene varios accesos. Hay otros lugares como el sector de La Buitrera, en La Dehesa, también me gusta, pero es más difícil. O el sendero El Toyo es bueno para paseos. Siempre estoy tratando de buscar nuevos lugares.

foto4_MG_9393-web

-¿Tratas de traspasar tu interés por el ciclismo a tus hijos?

Trato de hacerlo. Mi hija mayor (Julieta) ya tiene 12 y quiero que empiece a ir al cerro conmigo. La tengo amenazada con eso, jajajá. El más chiquitito (Alonso) tiene 5 años y va a tener su primera bicicleta en su cumpleaños. Los dos son súper deportistas y me gustaría incentivarlos con el pedaleo.