Bici nueva versus bici usada

 

Por Doctor Bike

 

Como sucede con muchos objetos valiosos, las bicicletas nuevas se suelen vender por un precio que supera entre un 30 y 40 por ciento al de las usadas que apenas tienen unos meses. Las fabricadas a partir de los años ochenta tienden a ser muy duraderas, e incluso algunas de los setenta o sesenta pueden ser  fiables si cuentan con un buen mantenimiento.

La bici nueva ofrece varios beneficios: conoces su historia, suele estar amparada por una garantía de al menos un año por defectos de fabricación del cuadro (los componentes suelen tener un período menor de garantía por temas de uso)  y prácticamente todas las tiendas del rubro ofrecen un año de revisiones gratuitas cuando la compras. Si estos beneficios merecen un aumento en el precio final o no es una decisión de cada comprador.

Hoy en día es bastante habitual hacerse de una bici de segunda mano. En cualquier ciudad se pueden encontrar por diversas vías, desde tiendas de segunda mano (talleres) o anuncios en redes sociales. Son más económicas, pero desconoces muchas cosas de ellas, como su historial de mantenimiento.  Sin embargo, generalmente con una simple revisión visual podrás detectar si te están tratando de “vender la mula”.

Examina con mucho cuidado el cuadro en busca de grietas o abolladuras. Dichas marcas pueden ser un indicador de un comportamiento un tanto agresivo o descuidado por parte de su anterior dueño. Las grandes grietas o abolladuras en el marco son, a todas luces, las que nos harán dar un paso atrás en la compra.

Prueba los frenos. Antes de subirte a una bici que no conozcas, prueba los frenos: hazla rodar, sin subirte, hacia adelante y hacia atrás, y aprieta de forma sucesiva el freno delantero y el trasero; ambos deberían detenerla inmediatamente. Ten en cuenta que la  prueba final de frenos deberás hacerla sobre la bici.

_MG_9666-web

Sal a dar una vuelta de prueba de al menos 20 minutos, sobre un terreno similar al que recorrerás habitualmente con ella, planos, cuestas, etc. Revisa si los cambios pasan suavemente y sin hacer ruidos molestos, recuerda que una de las principales características de la bicicleta es ser un vehículo silencioso. Si la bici finalmente no te da “buena espina” es mejor olvidarla de frentón.

Si vas a iniciarte en el ciclismo urbano, no hay nada más importante que probar varias bicicletas antes de tomar una decisión. Los vendedores pueden pasar mucho tiempo hablándote de las sensaciones  que producen los distintos materiales y geometrías del marco, pero toda eso no dejará de ser mera habladuría sino hasta que la montes. Incluso si piensas comprarla de segunda mano, no dudes en probar unas cuantas nuevas antes. Las tiendas del rubro suelen ofrecer una amplia variedad, lo que te ayudará a decidir sobre el tamaño, materiales y el tipo (estilo de bici) que deseas. Además, puedes descubrir que merece la pena invertir un poco más en una bici nueva que invertir algo de tu valioso tiempo, buscando una buena alternativa usada pues, aunque se vea muy bien por fuera y esté funcionando correctamente, nada te asegura que así se mantendrá por un tiempo prolongado. Recuerda adquirir los complementos mínimos para un uso regular: casco, guantes, kit de herramientas y repuestos, guantes, luces, etc.

Detecta las bicis robadas: Cuando te encuentres con una oferta demasiado buena para una bici de segunda mano, piensa en que podría ser robada. Si esto no es un problema para ti, recuerda que podrías estar cometiendo crimen de receptación de artículos robados y podrían confiscártela. Revisa páginas de ventas online de productos nuevos y compáralos antes de tomar la decisión. También debes evitar a los individuos que constantemente venden bicis usadas y que explican historias poco claras sobre cómo las obtuvieron. Hay muchos vendedores legítimos que compran bicis de segunda en remates para después arreglarlas y venderlas, pero estos suelen explicar de manera muy clara su origen. Si el relato es muy raro o inconsistente, no te fíes. La gente suele crear un vínculo muy potente con sus máquinas y a menudo es capaz de reconocerlas meses más tarde, a pesar de que lleve ruedas nuevas o le hayan hecho otros cambios.

 

RSS
Email
Facebook
Twitter
Instagram