Logro desbloqueado: Los desafíos de Cool Place to Bike para motivar a más gente a pedalear

Por Michelle Raposo

Foto Víctor Rojas   _mg_6563-web

 

Faltan dedos de las manos para contar las anécdotas y experiencias de las personas que han mejorado sus hábitos de vida luego de participar en Cool Place to Bike de Kappo. Sin embargo, esta carrera recién comienza y los organizadores ya están trabajando en los próximos retos para que esta siga creciendo.

Uno de los primeros desafíos con los que se encontraron, cuenta Luis Elgueda, director ejecutivo de Cool Place to Bike, fue traspasar este concepto a empresas privadas, instituciones públicas y otros organismos. “Cómo le dabas a entender la manera de lograr que sus trabajadores hicieran algo y que además lo hicieran en conjunto a través de un juego para ciclistas urbanos y a través de una plataforma web que te permite armar grupos dentro de este juego”.

Así fue como la primera edición del concurso puso a prueba este concepto con muy buenos resultados. “Después de un mes se vieron cosas bien decidoras, como que la Subsecretaría de Transporte con la de Medio Ambiente se tomaran muy en serio el evento y personal que no andaban en bicicleta empezó a irse a trabajar en ella”.

Otro aspecto importante para el desarrollo del concurso es el aporte de la empresa privada, como el que ha hecho 3M desde comienzo de año”, comenta Elgueda.   Aquí se cumple otro logro; “el de traer algún sponsor que te permita tener las espaldas económicas para desarrollar una operación acorde a la magnitud de participantes. En la medida que haya marcas que estén dispuestas no solo a aportar con dinero, sino con ideas y con conceptos y con algo que sea sostenible, también es relevante”, complementa Elgueta.

Empresas camiseteadas

El siguiente desafío tiene que ver con la parte económica del proyecto y como eso se traspasa a las empresas participantes. “En Kappo no hemos salido de ser una start-up aún. Hemos hecho cosas interesantes, hemos ganado premios, pero seguimos teniendo esta lógica de start-up”, comenta el director ejecutivo.   Como modelo de negocios se cobra un fee de incorporación solo a empresas que persiguen fines de lucro y tienen utilidades, “porque estas tienen los presupuestos para este tipo de actividades que están situadas en el ámbito de la sostenibilidad y la calidad de vida laboral”, explica Elgueda. Así las empresas participantes se ordenan en cuatro categorías: corporaciones, empresas grandes, medianas y pequeñas, donde la distinción se hace exclusivamente de acuerdo a la cantidad de empleados que tenga cada uno de ellas. Como el foco es incentivar el uso de la bicicleta, instituciones públicas, ONGs, espacios colaborativos y universidades participan de forma gratuita.

Lo más importante recalca Elgueda, “tiene que ver con la claridad absoluta de nuestra misión que es incentivar el uso de la bicicleta. Y siempre el feedback que nos han dado las empresas es que esta es una iniciativa de bajo costo y alto impacto. Y en la medida que aumenten su tasa de participación, el costo por persona al mes incluso puede ser menor a los 3 mil pesos, que comparado con una clase de zumba o el fútbol tiene un valor más competitivo”.

Para tener en cuenta una empresa de la banca que tiene más de 14 mil empleados se tomó en serio el desafío y desde ya desarrolla su campaña interna y está motivando a sus trabajadores.En ese sentido, “queremos que las empresas entiendan que hay una inversión detrás y que en el largo plazo es un ahorro en temas de salud ocupacional, productividad y en temas de cultura organizacional”.

Por lo que queda de año ya están pensando en el evento de cierre de diciembre. “Queremos hacer una gran fiesta con los participantes, porque queremos compartir con ellos la alegría de nuestro equipo y doblar el número de asistentes a la ceremonia, así que estamos preparando varias sopresas”, comenta Elgueda.   CPB_logo