2° Foro Argentino de la Bicicleta: un espacio de reflexión y trabajo para transformar ciudades.

 

Ensayan una sociedad más diversa que contemple las necesidades de otrxs, trabajan desde el consenso y se atreven a enfrentar grandes batallas.

 

Por Gracia Bergesi, German Curi y  Jimena Pérez Marchetta

integrantes del Comité Organizativo de  Argentina en bici.

 

 Argentina en bici es un joven movimiento fundado el 2016 y que está integrado por 35 organizaciones ciudadanas de todo el país que activan con la bici para transformar nuestras sociedades. Este septiembre abrieron un espacio al resto de la ciudadanía llevando adelante el 2do Foro Argentino de la Bicicleta en Santa Rosa, La Pampa.

El trabajo resultante de una treintena de voluntades creó un espacio para discutir, formarse y disfrutar de  tiempo y reflexiones con personas interesadas en cambiar sus ciudades- mundos.

El espacio convocó a actores de la sociedad de distintos ámbitos. Asistieron sociedad civil, representantes políticos y de la academia de distintas partes de la Argentina y Latinoamérica.

La equidad y la inclusión se convirtieron en acciones desde varias aristas: Se usó el lenguaje inclusivo en todo lo que se comunicara desde ABI, se diseñaron espacios seguros proponiendo un dispositivo contra el acoso, abuso y las violencias, se cerró la calle para la niñez permitiendo que sus cuidadores asistieran al resto de las actividades, se brindaron paseos y charlas para personas ciegas y personas con discapacidades, se armó la programación con contenidos que transversalizan la perspectiva de género y finalmente en la selección de disertantes se hizo con la premisa de que las presentaciones de los varones no superaran el 50% del programa.

Además el arte y la bicicultura no podían quedar fuera. Durante el transcurso del evento un muralista construyó el mural insignia sobre el cual se sacarían las fotos finales y un artista multidisciplinar disertó sobre la necesidad de crear empatía con la bicicleta, comprendiendo que es una expresión cultural y que más allá de la mente, montamos la bicicleta desde una pulsión profunda.

Entre sonrisas se dio cierre con una pedaleada, que como ya es tradición, atravesó zonas vedadas para el tránsito de la bicicleta. Días más tarde, estas fueron abiertas con un cartel que obligaba a los automóviles a respetar la distancia del cuidado.

Llenos de inercia, estos encuentros se seguirán dando, el próximo será en Salta y quienes creemos en que nuestras sociedades pueden cambiar sabemos que dejará un nuevo legado y seguirá tendiendo redes.

RSS
Email
Facebook
Twitter
Instagram