Escrito por: 1:12 pm Actualidad

Gaspar Domínguez: “Los ciclistas necesitamos un pedazo de la calle y andar con la misma dignidad que los autos”

No solo es un médico rural de Palena que se desempeñó como vicepresidente de la Convención Constituyente, también es un ciclista empedernido que lleva 15 años transportándose con este medio, utilizándola tanto para recorrer la carretera Austral, como para ir todos los días al Congreso.

Por Catalina Campos S.

Fotos Víctor Rojas

Sueña con un Chile donde las bicicletas se tomen cada rincón y ve en la aprobación de la nueva Constitución una posibilidad para ello. No solo por la sustentabilidad de la ciudad, sino que asegura, en sus facultades de médico, que ayudará a tener ciudadanos más sanos física y emocionalmente.

Gaspar conversó con Pedalea y nos contó sobre su proceso como constituyente y sus anécdotas como amante de la bicicleta. También, aclaró la historia que causó tanto revuelo en redes sociales: la venta de su fiel amiga que lo transporto en su estadía en Santiago.

¿Qué significo para ti ser parte del proceso constituyente?

-Fue una gran responsabilidad con las personas que yo representaba, que son las de la región de Los Lagos, y también, con el futuro del país. Es por esto que, me lo tomé con la máxima seriedad.

¿Por qué crees que es importante que la gente se informe acerca de la nueva Constitución y cree instancias de debate?

-Estamos probablemente frente a una de las elecciones de mayor relevancia que hemos tenido en las últimas décadas en Chile y nadie puede estar indiferente al resultado de esta. Si gana una opción o si gana la otra, los caminos que siguen son muy distintos. Si gana el Apruebo, vienen los desafíos de implementar la primera Constitución escrita en forma democrática, de ir avanzando en forma colectiva en este trabajo, con muchos desafíos que están descritos con las normas transitorias. Si gana la opción Rechazo, se abre un espacio de incertidumbre, en que nadie sabe bien qué va a ocurrir, cómo vamos a seguir avanzando para transformar y con la misma Constitución que ha impedido los cambios en estos últimos 42 años. No da lo mismo. Nadie puede estar indiferente.

Yo recomiendo a la gente que en el buscador de PDF pongan las palabras que le interesan para así conocer la norma o si leen que alguien dijo que le iban a robar los fondos de pensiones o que no se iba poder heredar las propiedades, que lo busquen.

¿Cómo ves aspectados los resultados?

-Yo creo que ganará el Apruebo. No me atrevería a hacer predicciones numéricas. Yo creo que, si los analistas políticos se equivocan, prefiero no aventurarme, así que no haré una predicción de ese tipo, pero yo creo que ganará el Apruebo. Sin embargo, eso requiere mucho esfuerzo de la ciudadanía en informar, difundir y explicar a la gente que tiene miedo de que mucho de esos temores no son ciertos, de hecho, todas las cosas que a la gente le producen esa sensación, son cosas que no están en el texto.

Y hablando de lo que está dentro de la propuesta de nueva Constitución, en el artículo 52 se habla del derecho a la ciudad y territorio, bajo esa misma línea, ¿crees que es urgente potenciar la movilidad activa?

-De todas maneras. Hay múltiples razones que justifican la necesidad de potenciar los desplazamientos de propulsión humana. Uno, por la contaminación de las emisiones que producen los motorizados, en un contexto de un planeta que se calienta y exige cada vez usar menos combustibles fósiles porque hay razones asociadas a la salud física. Dos, el acto mecánico de pedalear no solo hace bien a la salud física, también a la mental, porque nos vinculamos más con el entorno, con el espacio, las ciudades son más alegres y amigables.

¿Cómo crees que el Estado y los Gobiernos locales pueden promover la integración de diversos medios de transporte en la vía pública?

-Creo que hay que generar desde el punto de vista urbanístico, la posibilidad de que existan rutas o vías, especiales para ciclistas, eso no ocurre.

Yo estoy seguro, llevo 15 años andando en bici todos los días, que la gente que diseña las ciclovías no anda en bicicleta, lo digo porque son absurdas. Los ciclistas necesitamos un pedazo de la calle y andar con la misma dignidad que los autos.

Creo que hay que generar incentivos para andar en bicicleta y desincentivos para ocupar otros métodos de transporte. Hoy en Santiago y en Puerto Montt más todavía, es muy habitual que no tengas dónde dejar la bici, entonces yo creo que tienen que haber normativas municipales y legales para que puedas dejarla en todos lados. El metro debe tener un lugar para trasladarte con tu bicicleta. También, en las universidades y colegios, debería haber esto. En los trabajos, dar un bono a quienes lleguen en bicicleta. Debería ser tan fácil andar en bici.

Cuando fui becado por la universidad para hacer un curso de neurociencia en Holanda, me emocioné cuando llegué y me di cuenta de que grandes académicos que tenían más de 60 años llegaban en bicicleta versus un país como Chile que, culturalmente, se entiende como que es una persona que no tiene plata para un auto.

Hace poco me invitaron desde la embajada de Holanda como convencional y era preciosa la invitación porque decía: «No hay estacionamiento de autos, sí hay estacionamiento de bicicleta». Eso es hermoso.

Dentro de este acceso a la movilidad segura y sustentable, ¿eso implicaría la creación de políticas públicas, que permitan el acceso a medios de transporte de este tipo?

-Son necesarias las políticas públicas porque hoy dependemos de la buena voluntad de alcaldes que se motivan a hacer cosas, algo que genera inequidades porque los municipios más ricos tienen mayores posibilidades para generar las condiciones. Hay muchas variables y por eso, creo que debemos democratizar el acceso a las bicicletas y eso requiere no solo políticas públicas, también necesita un cambio cultural.

¿Tienes alguna anécdota yendo a la Convención en bicicleta?

-Cuando, al principio, llegaba en bicicleta, presumían que yo no era convencional, no se imaginaban que pudiera llegar en bicicleta. En el Congreso nunca hubo estacionamiento y a mí me dijeron que no había plata para comprar uno, así que yo propuse pedir una donación a alguna universidad o a la municipalidad, pero nunca se concretó, así que en estas bayas papales todos amarrábamos las bicicletas y empezó a aumentar la cantidad, entonces llegó a haber un momento en que había que amarrar las bicicletas encima de otras.

Lo otro es que, cuando asumí como vicepresidente, me contactó la Unidad de Protección de Personas Importantes de Carabineros (PPI), lo que se usa en seguridad de personas que ejercen cargos como el que ejercí yo, es que se arriende un vehículo, lo maneja un carabinero o una dupla y ellos te acompañan a todas partes. Yo les dije que me movía en bicicleta y siento que no tenían respuesta. Finalmente, para no generar complicación y porque me parecía innecesario, decliné. Es curioso que la institucionalidad que otorga seguridad a las personas que ejercen cargo de elección popular, tampoco consideran la posibilidad de que se movilicen en bicicleta. Nada está hecho para que se movilicen en bicicleta.

Y sobre lo que tenía las redes sociales estallando, ¿por qué estabas vendiendo la bicicleta?

-Porque me tengo que devolver a Palena y es difícil trasladar una bicicleta de una ciudad a otra, por las mismas razones que hemos dicho de que no hay una institucionalidad preparada. También, en Palena tengo otra bicicleta, una mountain bike porque son pocos los caminos que hay pavimentados. Pero finalmente decliné y no la venderé, la voy a conservar y me la llevaré en Palena para utilizarla, probablemente, dentro del radio urbano pavimentado. Además, el camino a la frontera está pavimentado, en mi mountain bike me demoro como 27 o 30 minutos, yo creo que en esta bici me voy a demorar menos porque es para ruta.

¿Qué llamado le haces a la gente que todavía no se atreve a subirse a la bicicleta?

-Pienso que, si bien, las personas son quienes toman la decisión, el rol social y público debe estar orientado a generar las condiciones que disminuyan las barreras de acceso o que disminuyan el desinterés de usar la bicicleta. Eso se logra poniéndoles jaulas para guardar las bicicletas en el metro, micros, trenes y buses interurbanos, llenando de ciclovías la ciudad, obligando a que los locales comerciales que por ley tengan bicicletero, que los supermercados tengan bicicleteros, que haya acceso a inflar las ruedas en todos lados.

El llamado no es para la gente, sino que a las autoridades, y en caso de que se apruebe la nueva Constitución, espero que seamos los primeros en ingresar una iniciativa popular de ley que establezca políticas públicas orientadas a potenciar la movilidad urbana e interurbana en bicicleta.

(Visited 147 times, 1 visits today)

Si te gustó, compártelo.

Close