Escrito por: 10:36 pm Actualidad

Bicicleta en 100 palabras: La bicicleta es emancipación

Este domingo Revolución Ciclista FEM dio a conocer los relatos ganadores de su primer concurso literario.

“La bicicleta ha hecho más por la emancipación de la mujer que cualquier otra cosa en el mundo”. Esta frase que la feminista estadounidense Susan Brownell Anthony declaraba en una entrevista hacia fines del siglo XIX sigue más vigente que nunca. Cada día son más las mujeres que se suben a la bicicleta, y no solo por cuestiones prácticas, ecológicas o económicas, sino que utilizándola como una herramienta de cambio social, que propicie la igualdad de derechos y fomente el respeto por todas, todos y todes en el espacio público.

Bajo esta premisa la agrupación Revolución Ciclista FEM que reúne a mujeres y disidencias que se movilicen en bicicleta y otros ciclos, convocó a su primer concurso literario Bicicleta en 100 palabras: La bicicleta es emancipación.

En Pedalea quisimos sumarnos a esta gran iniciativa, visibilizando la actividad a través de la publicación de los ganadores del concurso. A continuación te dejamos los 5 primeros lugares elegidos por votación popular por redes sociales y que se dieron a conocer hoy durante una transmisión en vivo.

1° Lugar: Marianela Pérez Muñoz

“Bicicleta”

Mi viejita apañadora, como le digo a mi bici, la tengo desde hace muchos años,  pero no la había usado tanto o más bien no la había disfrutado como lo hago hoy en día. Este año experimenté esa libertad máxima arriba de dos ruedas tan delgadas, que sostienen todo de mí. Aparte de mi cuerpo, lleva también mis pensamientos, mis penas y alegrías, mis reflexiones más confusas, mis rezos y oraciones, e incluso mis melodías poco afinadas pero que salen desde el corazón. Cuando voy en mi viejita, dependo solamente de mí y eso reafirma mi ser, confianza y autonomía.

2° Lugar: Victoria Manzor

“Camino a casa”

Venía de vuelta y no podía creer que había andado en carretera, la berma era amplia y me permitió maniobrar tranquila, pero ahora ya no iba acompañada y estaba cayendo la noche, dudaba de hacerlo, pero era ahorrar 20 km hasta casa.

Ya está, me dije, en el momento lo decido. Llegué a la intersección y doblé para la carretera sin más. Y ahí iba yo, acompañada del atardecer absoluto, con sus colores cálidos y sus fuegos eternos, la brisa del viento, uno que otro auto y mi felicidad. No podía dejar de sonreír, no podía sentir más que libertad.

3° Lugar: Julia Rocco

“Manada libre”

Ahí estábamos detrás de unos banderines, siguiendo a un grupo de ciclistas en una  ruta que desconocíamos, todo era nuevo y entretenido, no entendíamos nada pero  lo estábamos disfrutando como niñas, lo único que sabíamos que era noche de  Luna Llena, y que cada cierto rato el grupo se convertía en una manada de lobos  aullando. Que sensación más segura y libre, era aullar, gritar, reír montada en mi  bicicleta. Jamás imaginé cuando la compré, lo feliz que me haría, no solo porque en  ella he llegado a lugares increíbles sino porque he sentido desde el alma la libertad absoluta.

4° Lugar: Javiera Silva

“Hola mi amor”

Otro semáforo en rojo y ya no sé para donde mirar, quería una mañana tranquila, pasar un día sin pelear. Pero tenemos que andar a la defensiva, siempre alerta, no vaya a ser mañana yo otra compañera muerta. No me bajan de la bici, a pesar de sus escarmientos. Nos toca achicarle la calle, a los machitos culiaos y violentos. Ojalá un día no tenga que cruzar porque hay un grupo de hombres, que pueda andar tranquila, sin escuchar asquerosos sobrenombres. Por mientras no queda otra que defenderse de la violencia machista. A armarse cabras lindas, ¡autodefensa feminista!

5° Lugar: Zico

“Más allá de las ciclos”

Seis y treinta de la mañana, mis ojos abiertos de par en par, mi tricota lista para usar. Me visto y alineo el casco en mi cabeza. “¡Es hoy!, ¡Es hoy!”, repito en mi mente un par de veces. Mi flaca colgada, esperando ansiosa, sabe que saldremos a nuestra primera cita rural. La descuelgo y le digo: “vamos, hoy lo damos todo”. Me monto en ella y transmuto, somos uno. Ya no es “el chico trans en bicicleta”, no hay etiquetas ni obstáculos, ahora somos y vamos, transformando el universo en nuestra ciclo-vida.

(Visited 333 times, 1 visits today)

Si te gustó, compártelo.

Close