Escrito por: 9:33 am Opinión

Los retos de la bicicleta en Colombia

Por Coordinación BiciRed Colombia

En Colombia la bicicleta se vive con mucha pasión, para nadie es un secreto que es una tierra de campeones, colombianos son: Mariana Pajón, María Luisa Calle, Nairo Quintana, Rigoberto Urán, Egan Bernal, Fabio Parra, Lucho Herrera, Cochise, entre otros; sin embargo hay muchos otros campeones en las vías, hablamos de todos los ciclistas que a diario se la juegan mientras van a estudiar, a hacer diligencias o a trabajar.

Para muchas personas tanto en Colombia como fuera de ella, los ciclistas se encuentran en un escenario privilegiado para la promoción de la bicicleta como medio de transporte, en parte puede que sea cierto, eso sí, sólo si se estudian algunos casos puntuales que han sido emulados en otros lugares, por otra parte, existen algunas situaciones que plantean retos estructurantes para la bicicleta en nuestro país y la región:

Con el auge de la bicicleta como medio de transporte se han empezado a registrar aumentos en dos fenómenos: la siniestralidad y los hurtos, tener más ciclistas en las vías plantea mayor exposición y por ello durante los últimos años se evidencia un aumento en la cantidad de ciclistas heridos y muertos, así mismo, ese aumento ha redundado en la ocurrencia de más robos. Estas dos situaciones demandan de políticas públicas de seguridad vial y ciudadana que desescalen la violencia contra los ciclistas.

La comunidad ciclista necesita políticas que efectivamente conduzcan hacia la pacificación de las vías y procuren por el endurecimiento de los castigos a quienes atentan contra la vida y roban. De manera que, es menester contar con estructuras organizacionales desde los gobiernos locales para gerenciar los temas de la bicicleta, es fundamental que los municipios puedan gestionar una institucionalidad capaz de incorporar a la bici en los procesos de desarrollo, que los dirigentes políticos no solo digan que van a promover la bicicleta, sino que también la adhieran en la estructura de estado (no solo de su gobierno) los procesos, procedimientos, planes y proyectos de estímulo a la bicicleta como medio de transporte, en este sentido se debe lograr que las municipalidades cuenten con talento humano calificado para desarrollar políticas pertinentes y adecuadas a cada territorio y así permitirán hacer realidad la visión ciclista, ello demanda además de las ganas y recursos económicos.

La llamada “Ley ProBici” (1811 de 2016) plantea, beneficios para los funcionarios públicos que acudan a su trabajo en bicicleta, planteamientos sobre la intermodalidad con los sistemas de transporte público, entre otros aspectos, iniciativas muy pertinentes, pero, que al no ser reglamentadas en los territorios locales presenta dificultades para que se apliquen dichos beneficios y qué decir de implementar la intermodalidad.

Es así que en algunas ciudades existe la claridad suficiente para realizar el aseguramiento económico y financiero de los proyectos y políticas pro-bici, no obstante, para muchos otros municipios de nuestro país los recursos disponibles no son suficientes y no se cuenta con la experticia para gestionar nuevas fuentes que garanticen la materialización de la política pública.

Asimismo, cuando se piensa en la promoción de la bicicleta se asocia inmediatamente la construcción de ciclo-infraestructura, pues en muchas regiones del país se demanda de ciclorrutas que cumplan con criterios de implantación y diseño, entonces, es válido empezar a pensar en la necesidad de apropiar medidas de pacificación y regular la velocidad y comportamientos de todos los actores viales.

La promoción se puede reconocer como uno de los retos más importantes, ya que, no solo afecta el territorio físico, sino que empieza a transformar los significados y los imaginarios de la sociedad, la promoción de la bicicleta como medio de transporte permite trascender de la infraestructura y lograr que las estructuras comunitarias y de gobierno se enmarquen en la superestructura (satisfactores) de las personas. De esta manera, eventualmente, los ciudadanos reconocerán su espacio público desde otra óptica y en su mayoría pedirán más espacios para los peatones y los ciclistas en lugar de reclamar más vías para los motorizados.

Recién se ha sancionado una política de Movilidad Urbana y Regional (CONPES 3991) y en ella se plantea la oportunidad de elaborar y poner en marcha una Estrategia Nacional de Movilidad Activa, los ciclistas urbanos del país creemos que es el momento de construir una línea de base que nos permita conocer el estado del arte de la bicicleta en nuestro país y de esta manera estructurar metas coherentes a la sociedad, las instituciones y el territorio. La Estrategia Nacional de Movilidad Activa puede ser la puerta que permita consolidar habilidades y capacidades de gestión de comunidades y gobiernos locales, lo que de alguna forma acortará las brechas que se tienen en un país tan desigual.

Desde la BiciRed Colombia hemos elevado comunicaciones al gobierno nacional para dinamizar políticas de promoción de la bicicleta como medio de transporte, como medida segura post covid y como herramienta de dinamización económica. También hemos adelantado talleres (en el marco del Foro Nacional de la Bicicleta y la Semana Nacional de la Movilidad Sostenible) para aportar a la construcción de la Estrategia Nacional de Movilidad Activa.

Al final, todos los esfuerzos por ir aminorando los retos que tienen los ciclistas deben converger en el aumento de viajes en bicicleta, nuestro mayor deseo es que todos los días alguien se pueda subir a su bicicleta y solo encuentre un ambiente favorable para ir al trabajo o al estudio y por ello formulamos votos para que cuando alguien vea a un ciclista en las vías de Colombia, sienta el mismo orgullo y profese el respeto que desarrollan hacia nuestros campeones.

Si te gustó, compártelo.

(Visited 59 times, 1 visits today)
Close