Escrito por: 10:35 am Actualidad

10 cosas que debes saber antes de ir al Foro Mundial de la Bicicleta en México

Por Claudia Arellano

Ciclista, Geógrafa, Investigadora Movilidad en Áreas Urbanas

 

La Ciudad de México, próxima sede del Foro Mundial de la Bicicleta 2017, es una de las ciudades más grandes de Latinoamérica, de una hermosa arquitectura prehispánica y moderna, con una oferta cultural amplia y variada, es también la más congestionada y la más caótica en términos viales en Latinoamérica. Y es que en ella conviven 22 millones de personas que diariamente se mueven entre el Distrito Federal y las comunas conurbadas del Estado de México conformando lo que se conoce actualmente como la Ciudad de México (CDMX). Posee un parque automotriz de 5 millones de autos (el equivalente a la población del Área Metropolitana de Santiago) y una ley de tránsito donde vive literalmente el más fuerte.

 actualidad-01

Sí, es verdad que en el DF, así como en otras ciudades federales de México nos llevan ventaja en cuanto a que existe una Ley de Movilidad desde el 2014, sin embargo, como toda ley en México ésta es una bonita declaración de buenos principios que aún no puede ser implementada en su totalidad, y, aun cuando ya lo hubiese hecho en plenitud, lo cierto es que pasar de la práctica del mal hábito a la de una ley altruista que privilegia  el respeto al peatón, ciclista y transporte público, no toma un día o una semana, y las malas prácticas persisten en la realidad, sobre todo porque esta ley sólo la han leído los que la hicieron, y aquellos que se ven directamente privilegiados (porque el beneficio es, en papel, para todos). Es por este y otros motivos de literal sobrevivencia que me permito, como una ex residente y ciclista urbana de esta caótica y salvaje ciudad, compartir con ustedes unas cuantas verdades de la realidad cotidiana que se vive en la movilidad en la grandiosa CDMX.

Lo primero que debes saber es que para pedalear en bici por la CDMX no hay que tener una buena bicicleta, hay que tener huevos! Y ahora paso a explicarte por qué:

 

  1. Para obtener una licencia de conducir en CDMX, no tienes que hacer ningún curso, ni dar ningún examen de conducir, por tanto, no existe instancia formal para que las personas se den el tiempo de leer la famosa Ley de Movilidad que privilegia los derechos de los peatones y ciclistas, ni siquiera se aprenden las señales de tránsito, por tanto aprenden a conducir por imitación, es decir, mal y de manera agresiva, no a la defensiva como le enseñan en la escuela de conducir obligatoria en Chile.

 

  1. Incluso cuando alguien haya leído dicha ley, como ésta es reciente, en la práctica los conductores de automóviles públicos y privados continúan con el modus operandi antiguo: la ley de la selva. Por tanto, para virar a la derecha nadie señaliza, para ellos “la derecha es continua” y se puede doblar sin necesidad de prender intermitentes, y es muy común que doblen a la derecha desde segunda e incluso tercera fila (Quedarás atónito con la proeza con que lo hacen sin chocar en cada evento).

 

  1. Además de la derecha continua, está permitido doblar a la izquierda, virar en U y todo movimiento vectorial hacia cualquier dirección sin necesidad de que el semáforo lo indique ni de que señalicen con luz, brazo, o sonido alguno.
  1. actualidad-03Los semáforos para peatones, son casi inexistentes. El peatón no existe más que en los sitios de interés turístico, donde probablemente encuentre semáforos diferenciados. Pero saliendo del centro no se arriesgue, cuando le digo que los peatones y ciclistas no existen, lo digo en serio, y si existen, nadie los ve y no hay piedad en atropellar y matar a alguno. Lo más seguro es que te acostumbres a los “quítate pendejo” y a tener que evitar tu atropello de forma intencional.

 

  1. Por nada del mundo ose cruzar un paso cebra sin semáforo, morirá en el intento o saldrá gravemente herido y hasta humillado. Los pasos cebras son simbólicos, pero nadie los respeta, y si usted hace lo correcto que es caminar sobre él con su bici al lado exigiendo preferencia, lo insultarán y echarán el auto encima con más ganas. En la CDMX, el que primero cruza tiene la preferencia, sin hacer distinción entre motorizados o no motorizados, minusválidos, seniles o bebés. La competencia por cruzar primero es de igual a igual, y el que no lo sabe, muere intentándolo.

 

  1. El patrón del trazado urbano en la CDMX no es el patrón de damero (modelo urbanístico colonial llegado con los españoles) como el de Santiago, donde es fácil ubicarse porque uno dobla dos cuadras a la derecha, luego recto y las calles son paralelas entre sí. La CDMX tiene el patrón prehispánico levantado por sus indígenas, en base a calzadas que son como asteriscos y se topan en puntas de diamantes donde confluyen hasta 8 pistas (y todo viraje hacia cualquier dirección está permitido). Los nombres de las calles NO están escritos en cada esquina y la numeración NO es necesariamente correlativa. El relieve tampoco es tan plano porque es un valle que está a 2.250 msnm, y hacia la periferia las pendientes son sobre los 30° (para que no se extrañe si se agita demasiado o le duele la cabeza). Así que no es tan fácil “ubicarse” si usted se pierde, ni la siguiente calle lo sacará a la avenida por la que venía. Mejor ni se aleje del grupo que lo guía, o se perderá en una ciudad de 22 millones de personas, y 5 millones de autos.

actualidad-02

  1. Esta es muy importante: Si usted llegara a perderse, mejor llame directo al encargado de la rodada o cicletada. Por ningún motivo le pregunte a alguien en la calle “cómo llegar a”. Por alguna extraña razón los ciudadanos de la CDMX en el 98% de los casos, suelen mandarlo a cualquier parte lo suficientemente lejos de la dirección que usted busca, incluso lo mandan a tomar metro o micro, aun cuando esté a 1 cuadra del lugar. Y no es chistoso, dados los motivos que expuse en el punto 6.

 

  1. Tampoco se le vaya ocurrir preguntarle a un policía de tránsito, no sólo existe la probabilidad de que tampoco sepa y lo mande a la “chingada”, sino que es probable que le cobre por la información o trate de sacarle algo de dinero inventando alguna multa inexistente (mejor invierta en un chip y guíese por mapa digital).

 

  1. Las tapas de los colectores de aguas lluvias están todas en posición para que las ruedas queden atrapadas: rejas gruesas y separadas en la misma dirección que el tránsito. Así que no pierda de vista el piso. Si una de estas rejas no se le “aparece” como si nada, lo harán los hoyos, eventos, baches, autos y personas estacionados en primera y segunda fila, y que abundan, por lo que su recorrido difícilmente será fluido o a gran velocidad, salvo si va en patota y alguien va abriendo camino. Así que procure reforzar también sus elementos de seguridad, sobre todo luces para poder visualizar con anticipación toda clase de “eventos” que uno se encuentra si pedalea por la derecha como señala la ley.

10.Pero vamos! No todo es tan malo para el ciclista (créame que para el peatón es peor). Lo bueno que tiene la CDMX es que facilita la intermodalidad de la bicicleta con otros medios, por ejemplo los domingos se puede subir la bici al metro, y en casi todas las estaciones de Metrobús hay cicleteros, al igual que en algunos paraderos de micros de vías principales y a la salida de museos, cines y bares (sí, bares). El sistema llamado Ecobici también tiene buena cobertura y funciona las 24 horas los 7 días a la semana. Por lo demás el transporte público es muy económico e incluso el privado, y puedes pedir Uber o Easy taxi con portabicicletas en caso de alguna emergencia pulquera o mezcalera.

Luego de todo esto, y esperando que los consejos sean de gran ayuda los invito a rodar por la CDMX y no morir en el intento. Aunque claro, en grupo es distinta la cosa, pero por si se las quiere dar de autónomo y salir más allá de las rutas turísticas, deberá tener todo esto en cuenta.

Si te gustó, compártelo.

(Visited 23 times, 1 visits today)
Close