Written by 12:22 pm Actualidad

Desafíos de espacio: ¿dónde dejar la bici cuando se tiene un depto pequeño?

Una problemática cada vez más común en las viviendas santiaguinas.

Por Michelle Raposo

Fotos Pedalea

En los últimos años ha aumentado el número de personas que se han sumado a la bicicleta, pero no así el número de metros cuadrados donde vivir. 

Si pensamos en una familia, con dos niños, son dos o tres las bicicletas que hay que hacerle espacio en la terraza, si se tiene la suerte de tener una. En otros casos, se pueden tener distintas necesidades de movilidad, y a la bici normal se suma una bicicargo, lo que requiere aún más espacio. O a veces, simplemente no te puedes resistir, y sumaste una chanchita más a la familia. 

Sin embargo, aún existen muchos edificios que no cuentan con la infraestructura para acomodar de buena forma estos vehículos, lo que de alguna forma dificulta su integración para un uso más diario.

¿Qué dice la ley al respecto? ¿cuándo se pueden aprovechar los espacios comunes en edificios residenciales? Estas y otras dudas más, se las contamos más abajo.

Pero si no estoy molestando a nadie

Quizás una de las preocupaciones más domésticas de los ciclistas que viven en edificios -o que van de visita o a trabajar a edificios- es la falta de espacios adecuados para dejar las bicicletas. Ya sean residenciales, de oficinas o de comercio, muchas veces estos no cuentan con un lugar designado para este fin, lo que obliga a buscar alternativas incómodas o inseguras. 

En junio de 2015, el Ministerio de Vivienda publicó un decreto que modifica la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones, en el que dice que todos los edificios públicos y privados que se construyan, y que incluyan estacionamientos para automóviles deberán habilitar aparcamiento para bicicletas, por cada dos autos. O sea, mínimo un estacionamiento de bici, por cada dos de auto.

Para los edificios construidos antes de esa fecha, la mejor solución es ponerse de acuerdo con los vecinos. Hablamos con David Peña, cofundador de ComunidadFeliz.com, plataforma en línea que ayuda a los administradores a organizar los gastos dentro de esta, además de hacer reservas de espacios comunes a través de la app (en vez de un cuaderno) y consultar los reglamentos de copropiedad en la biblioteca habilitada para esto. 

¿Cuál es el proceso para poder instalar un cicletero en una comunidad? ¿Sumaría algún costo a los gastos comunes?

Para el tema de instalar cosas en espacios comunes, porque intuyo que el bicicletero se quiere poner en un espacio común, en una comunidad, siempre se tiene que hacer una asamblea. Tiene que ser un acuerdo de la comunidad, poder modificar un espacio común para el uso de un bicicletero. O sea, no puede decidirlo el administrador o el comité ellos solos.

La Ley 21.442, que es la ley de copropiedad que está hoy vigente en Chile, indica que para cualquier modificación en un espacio común, tiene que haberse votado en una asamblea de la comunidad y tiene que haberse aprobado, complementa David. 

Puede haber gente que diga que no, no es necesario que sea unánime, pero sí tiene que ser la mayoría, algo que en la ley se le llama mayoría reforzada. 

En el caso de los gastos comunes, agrega David, “si es que sumaría algún costo, va a depender si es que el dinero de la instalación va a sacarse de algún fondo que se recaudó para el bicicletero o no. Hay condominios que lo que hacen es que van ahorrando antes de gastar. Otros condominios gastan y después ahorran. Al final, el gasto común va a subir dependiendo de cómo planificaron hacer el gasto en la comunidad”. 

Si hay un espacio común que no usa nadie y no moleste (por ejemplo, debajo de una escalera) ¿se podría dejar la bicicleta ahí?

La lógica para dejar cosas en espacios comunes es similar a lo que hablamos. Los espacios comunes solamente se pueden utilizar de la manera que el reglamento de copropiedad, el reglamento de la comunidad, lo exprese. 

O sea, si es que en el reglamento de copropiedad se expone que hay un espacio común que se puede utilizar para dejar bicicletas, se puede. Si no está ahí, no se puede. 

En el fondo, el reglamento de copropiedad es el que pone las reglas de cómo se pueden utilizar estos espacios comunes, y si es que se quiere habilitar algún espacio para dejar la bicicleta, tiene que ser votado en asamblea. 

En el caso de ser dueño de un estacionamiento de auto ¿Se puede instalar un cicletero pequeño o dejar estacionadas las bicis ahí?

En el caso de ser dueño de los estacionamientos, se pone un poco interpretativa la ley, porque cualquier construcción que tú quieras hacer en un edificio, que afecte lo que podría ser la fachada o cómo se ve el edificio, también tiene que ser votada en una asamblea y muchas veces, yo diría la mayoría de las veces, es rechazado por la asamblea hacer alguna modificación que afecte la fachada. 

Ahora, hay estacionamiento que están al aire libre, hay otros subterráneos, entonces se podría interpretar que no se está modificando la fachada si es que se pusiera un pequeño bicicletero en el estacionamiento. 

Por otro lado, depende del tamaño de este bicicletero. Si es que se va a necesitar algún tipo de permiso de construcción, porque también para poder montar cualquier cosa, para generar una bodega, cualquier estructura dentro de un espacio como un estacionamiento, se tendría que pedir planos, permisos municipales, obviamente dependiendo del tamaño del bicicletero. 

En específico, para un estacionamiento que esté subterráneo o que en el fondo no afecte la fachada y que el cicletero no sea más de un metro, o sea, que no sea alto, yo creo que se podría poner, si es que obviamente no afecta tampoco a los otros estacionamientos que están alrededor. 

Sin embargo, siempre para tomar estas decisiones, yo les recomiendo a los residentes de los edificios revisar el reglamento de copropiedad, porque en el reglamento de copropiedad en general se especifican cosas de ese estilo. 

Hay estacionamientos en donde se pueden dejar motos, y hay otros estacionamientos en donde se pueden dejar autos, hay otros en donde se pueden dejar ambos, y algunos motociclistas ponen un espacio, una sección, para cuidar a la moto. Entonces, ahí se puede argumentar que básicamente es lo mismo si es que se pone un cicletero pequeño dentro de su propio estacionamiento, obviamente no afectando a los estacionamientos que están colindantes, ni tampoco afectando a la fachada. 

El camino para que los biciestacionamientos sean un derecho

como suele pasar en Chile, los avances en temas ciclistas suelen estar impulsados y empujados por organizaciones ciclistas.

Una de estas es Bicicultura, quienes trabajaron con el Ministerio de Vivienda, para mejorar el decreto que decía en relación con la obligatoriedad de que todo edificio construido tuviese que contar con estacionamientos para bicicletas, que resultó en el decreto que entró en vigencia en 2015.

De lo que han podido ver ¿se ha cumplido el decreto o no tanto?

“No, incluso hay empresas constructoras que ponen estacionamiento, tienen su rack listo, lo ponen para la entrega del edificio, lo desmontan, lo ponen en el siguiente edificio y así”, cuenta Amarilis Horta, directora en Bicicultura. 

Para empoderar a los ciclistas en la defensa del derecho a bici estacionar, Bicicultura se encuentra trabajando en un proyecto web que saldrá en los primeros días de noviembre, “en donde la gente pueda saber de qué año es su edificio, dónde buscar esa información, y luego, si en su comuna esto está regulado por el plan regulador comunal o no, porque si es el caso se rige por ese, pero si no hay mención de plan regulador, entonces se rige por el decreto. Y todo eso hay que explicarlo, hay que presentarlo”, adelanta Amarilis. 

Además, mientras dure el proyecto, también van a tener un servicio de asesoría gratuita para quienes quieran activarse y reclamar su derecho, explicando las gestiones que puedan hacer para exigirle a la constructora, en caso de no haber instalado el bicicletero. 

Otro punto importante del proyecto añade Amarilis, tiene que ver con los centros comerciales y lo que se llama el derecho al consumo seguro, en que si sufres el robo de tu bicicleta, la empresa está obligada a responder. 
“En general, cuando ocurre algo así, que llegas a buscar la bicicleta y no está, te dicen ‘ah lo sentimos’ y punto, y mucha gente se queda con esa idea y no reclama. Incluso a aquellos que escriben y hacen la denuncia les contestan lo mismo. Y cuando ya tú insistes, entonces te pagan, pero si no lo hiciste se corren. Entonces, también es importante que la gente maneje esa información, sepa que está protegida, que tienen derechos, que puede apelar”, comenta Amarilis.

(Visited 410 times, 1 visits today)

Si te gustó, compártelo.

Etiquetas: , , , , , , Last modified: octubre 30, 2023
Close